breakurbano

Recreo en la ciudad

Vínculos humanos

Verba movent, exempla trahunt.
(Las palabras mueven, los ejemplos arrastran).

Frase latina.

          A lo largo de la historia muchos pensadores han tratado este tema desde distintos ángulos. Gran parte de la historia filosófica trata de dilucidar si el humano, homo sapiens, es un ser solitario o social, si es algo así como ‘un individuo separado del resto de la sociedad’ o en verdad no puede ser o existir si no es ‘en comunidad’. Mostraremos un par de ejemplos que pueden ayudar a marcarnos un camino “más actual” en torno a estas preguntas.

          El capítulo denominado El poder de las redes sociales del famoso programa Redes, aborda, desde una mirada especial e innovadores estudios, las relaciones que establecemos con nuestra comunidad, como lo hace Nicholas Christakis y James Fowler.

 

 

          James Fowler, experto en redes sociales, afirma “Así como el cerebro puede hacer cosas que ninguna neurona consigue hacer por sí sola, las redes sociales logran lo que una persona no puede hacer en solitario”. Parece ser que estamos conectados de una manera subconsciente con nuestras comunidades más cercanas, e incluso con otras que no lo son tanto. Es sorprendente esta nueva información, tanto, que cambió la propia perspectiva del autor del estudio.


“Hacernos concientes de que nuestras acciones influyen en cientos o miles de personas, sin duda nos haría reflexionar al respecto”.
James Fowler, experto en redes sociales.

       
        Otros estudios, como los que lleva el neurocientífico Vilayanur Ramachandran, sobre las neuronas espejo, abordan éstas conexiones desde nuestra propia constitución humana.

          Las neuronas espejo nos capacitan para “incorporar estados emocionales por el solo hecho de ver que otras personas experimentan esos estados emocionales”. Si vemos constantemente personas que sonríen, tendremos tendencia a sonreir con frecuencia. Un amigo feliz tiene un 9% de probabilidad de alegrarnos, mientras que la tristeza tiene un 7% de probabilidad de propagarse, llegando a concluir que “La felicidad es más contagiosa que la tristeza”. Por tanto, mientras más amigos tengamos, será más probable sentirnos felices. (Programa 90, Redes, 2011).

 

 

 

        Sin duda, este estudio lleva un poco más lejos la información. Ramachandran explica, “Estamos literalmente conectados a través de las neuronas espejo. Y no existe una distinción real entre la consciencia propia y la consciencia de otra persona. No existe un yo independiente. Esta visión emerge de nuestra compresión de neurociencia básica”. (Ted Conference, 2009)

           Esta información nos acerca cada vez más a una comprensión yoguística del tema, que habla sobre la Unidad de la Vida y nos dice “Quien reflexione y medite sobre esta idea, no solo comprenderá sino que sentirá la verdad (…) de que tanto él como los demás centros de conciencia y vida están enlazados por innumerables filamentos mentales y espirituales”. Yogi Ramacharaka, Gnani Yoga.

           Nuestro lenguaje lo esconde. La misma raíz de la palabra Individuo viene del latín, con una tradición indoeuropea, significando indivisible y también inseparable. Nos indica que a la vez somos indivisibles como organismo, pero también inseparables del resto de nuestra comunidad. Nosotros y nuestra comunidad nos influimos mutuamente, y nuestras acciones queramos o no, afectan y redundan en los demás. Es decir, nuestra propia constitución nos da el poder de ser un motor de un cambio social, tanto con nuestros pensamientos, nuestras palabras y acciones. La separación es una ilusión del intelecto. Tendemos a separar, organizar y categorizar para entender mejor el mundo que nos rodea. Sin embargo, estamos conectados, unos con otros, ineludiblemente en un nivel más sutil.

            La evolución, actuando de diversas formas, nos dió la habilidad de imitar y emular, para permitir desarrollarnos en comunidad siendo solidarios, en apoyo mutuo y en cooperación con nuestros iguales, con otras comunidades y nuestro ambiente.


“Para saber quienes somos, tenemos que comprender como estamos conectados”.

James Fowler, experto en redes sociales.

 

Bibliografía:

http://etimologias.dechile.net/?individuo
Gnani Yoga, Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires, Argentina. 1993.

 

 

Deja un comentario »

¿Qué es el Yoga? Primera Parte

“Desde la más remota antigüedad han existido en India y otros países orientales quienes consagraron su tiempo al desarrollo físico, mental y espiritual de hombre.

“La experiencia adquirida por varias generaciones de diligentes investigadores, se transmitió durante siglos de maestros a discípulos y gradualmente se ha ido elaborando una ciencia yogui perfectamente definida.

“A estas investigaciones y enseñanzas se aplicó finalmente el término yogui de la palabra sánscrita yug, cuya traducción ha sido juntar.

“Su aplicación, en conexión con estas enseñanzas, es difícil de indicar, porque diferentes autoridades dan sobre el asunto distintas explicaciones.

“Pero probablemente la más ingeniosa es la que la presenta como un equivalente indo de la idea expresada por el verbo uncir, ya que el yogui se somete a cierta sujeción en su esfuerzo por regir el cuerpo y mente por medio de la voluntad”.

 

Baby_holding_feet

 

¿Cuál es el propósito y fin de las enseñanzas y de las prácticas?

“La filosofía yoguística enseña que el fin de todo esfuerzo en la vida humana es el desenvolvimiento del alma hasta identificarse con el Espíritu. El consciente contacto del alma individual con el Centro de toda vida”.

Según George Harrison, músico multiintrumentista de The Beatles, “YOGA es un método científico para la comprensión de DIOS (del YO), es el proceso mediante el cual nosotros purificamos nuestra conciencia, detenemos la contaminación adicional y llegamos al estado de Perfección, pleno CONOCIMIENTO y plena BIENAVENTURANZA”.

“La filosofía yoguística enseña que aunque sólo existe una meta para el verdadero esfuerzo humano, un solo fin que debe anhelarse… Hay, sin embargo, diferentes senderos que conducen a esa meta, cada uno de los cuales se adapta mejor al temperamento particular del individuo.

“Por consiguiente, los yoguis enseñan que el individuo debe seguir el sendero mejor adaptado a las exigencias del temperamento, gustos y aficiones.

“La Yoga está dividida en varias ramas, desde la que enseña a regir el cuerpo hasta la que señala los medios de alcanzar el mayor desarrollo espiritual”.

En próximos capítulos, se describirán distintas ramas de Yoga.

 

Extractos de Hatha Yoga, Gnani Yoga, Raja Yoga, Ciencia Hindú Yogi de la Respiración de Yogi Ramacharaka. Palabras de George Harrison.
Imagen: http://www.sheknows.com/parenting/articles/822861/baby-yoga-maybe-if-youre-lena-fokina

Deja un comentario »

Nutrición (Yoga), 4ta Parte Final

Para terminar la serie Nutrición (Yoga), esta cuarta parte es una recomendación sobre los hábitos alimenticios en la filosofía yoguística. Complementa la pregunta del porqué comen y qué es la nutrición según la filosofía yoguística visto en la primera parte, la interrogante sobre cuándo comer revisada en el segundo capítulo de la serie y la cuestión sobre cómo comer que contesta la tercera sección. En este episodio final se responde a la pregunta qué comen los yogis.

 

1904-08hathayoga.225x225-75

 

Capítulo XI: Alimentación (libro Hatha Yoga de Yogi Ramacharaka).

“Deseamos dejar resuelto el punto relativo a la elección de manjares. Aunque personalmente preferimos los de cierta clase, por creer que son los más saludables, comprendemos la imposibilidad de mudar en un día el régimen dietético seguido durante toda una vida o heredado de muchas generaciones, y así debe guiarse el individuo por su propia iniciativa y su creciente conocimiento más bien que por las ajenas afirmaciones dogmáticas. Los yogis prefieren la dieta vegetal, tanto por razones higiénicas como por la oriental aversión a comer carne de animales. Los estudiantes más adelantados de la filosofía yoguística prefieren el régimen de frutas, semillas y raíces, con un pan integral sin levadura. Pero cuando viajan por países donde predominan diferentes dietéticas no vacilan en adaptarse más o menos a las nuevas condiciones, a fin de no ser gravosos ni molestos a sus huéspedes, pues saben que si mastican e insalivan detenidamente los manjares, el estómago cuidará de lo que coman. En efecto, aun los manjares más indigestos de la cocina moderna pueden tomarse con tal de seguir el saludable procedimiento de la completa masticación.

“Así es que escribimos este capítulo con el espíritu de un yogi en viaje, pues no queremos someter a nadie a determinadas reglas. El hombre debería irse acostumbrando a un más racional régimen alimentario, en vez de verse obligado a adoptarlo de repente. Es difícil el súbito tránsito a la dieta vegetal, para quien ha estado acostumbrado toda su vida al régimen carnívoro; y aún más difícil es que el habituado a los manjares cocinados al fuego pase de un salto al régimen crudívoro.

“Todo cuanto demandamos al lector es que reflexione sobre el asunto y e valga de su instinto para escoger los manjares con la mayor variedad posible. Si en el instinto confía, lo moverá a escoger manjares que mayormente necesite en cada comida, y es preferible confiar en el instinto que someterse a un régimen inalterable. El mejor manjar es el que mayormente apetece, con tal de no apratarse a la reglas de masticación y variar la dieta cuanto consienta el gusto. Expondremos algunas cosas que el hombre racional ha de evitar, aunque las expondremos a modo de consejo. En cuanto a la abstención de carne, creemos que el hombre llegará poco a poco a comprender que la carne no es manjar apropiado; pero conviene que extinga el deseo de comerla, pues si se abstiene y la desea será lo mismo que si la comiese.

“El hombre cesará de desear carne según adelante en su evolución, pero hasta que llegue este día, no lo será beneficiosa la forzada abstención. Desde luego que muchos lectores no estarán conformes con este criterio, pero no podemos menos de reconocer que la experiencia corroborará nuestras afirmaciones.
Quien esté interesado en la cuestión de las relativas ventajas de las diversas clases de manjares puede leer cualquiera de las mejores obras que sobre trofología se han publicado en estos últimos años. Pero ha de enterarse de todos los aspectos de la cuestión y no dejarse seducir por el unilateral criterio del autor del libro que consulte. Muy interesante e instructivo es conocer el valor nutritivo de los manjares que constituyen nuestro ordinario género de alimentación, pues semejante conocimiento nos conducirá a una dieta más racional. Sin embargo, el cambio de régimen ha de ser consecuencia de la reflexión y de la experiencia del individuo más bien que de cuanto diga algún fanático o maniático por otro género de alimentación.

“Ha de considerar cada cual si come o no demasiada carne o demasiada grasa o bastante fruta, si es muy aficionado a los dulces y pasteles y si no le convendría usar pan integral. Si se nos requiriesen reglas generales respecto a la alimentación, diríamos: “Comed variedad de manjares; absteneos de los platos complicados y suculentos; no toméis muchas grasas; guardaos de las fritangas; sed parcos en las carnes y repudiad las de cerdo y las rojas; que vuestro régimen sea sencillo; no abuséis de dulces y pasteles y absteneos de repostería caliente; masticad lenta y completamente según el procedimiento ya expuesto y no receléis comer cuanto gustéis con tal de comerlo debidamente y sin temor de que os haga daño.” Opinamos que el desayuno ha de ser ligero, porque muy poco reparo necesita el cuerpo que ha descansado durante toda la noche. Si es posible, conviene hacer un poco de ejercicio antes de desayunar.

“Si el individuo adquiere el natural hábito de la completa masticación y experimenta el placer derivado del bien comer, se le desvanecerá todo anormal apetito y tendrá hambre natural. Entonces el instinto será lo bastante agudo para escoger el manjar más apropiado a cada caso y circunstancia. El instinto del hombre es un buen guía, con tal de que no lo haya echado a perder la complacencia en los absurdos platos de las modernas cocinas excitadoras del falso apetito.

“Quien se encuentre indispuesto no tema suprimir la comida o la cena para dar tiempo al estómago de terminar la emprendida tarea. Es posible vivir algunos días sin tomar alimento, aunque no aconsejamos el prolongado ayuno. Sin embargo, opinamos que en caso de enfermedad conviene dar descanso al estómago, a fin de que la energía reparadora pueda expulsar los desechos causantes del trastorno. Se observará que los animales no quieren comer cuando están enfermos y se mantienen echados hasta que, restaurada la salud, vuelven a comer. Podemos aprender provechosamente de ellos esta lección.

“No deseamos convertir a nadie en fanático o maniático respecto de la alimentación, de los que pesan, miden y analizan cada bocado. Creemos que este procedimiento es anormal y propenso a inspirar temor a ciertos manjares y henchir la mente instintiva de toda clase de errores. Nos parece mucho mejor procedimiento valerse del ordinario criterio y tomar las acostumbradas precauciones en la elección de los manjares, y sin vacilar más sobre el asunto comerlos con el pensamiento puesto en la nutrición que han de proporcionar, pues si se mastican según queda indicado, la Naturaleza obrará con arreglo a su ley. Mantengámonos tan cercanos a la Naturaleza como nos sea posible y que sus planes sean la norma de nuestra conducta.

“El hombre sano y robusto no anda con remilgos en la comida ni tampoco ha de ser escrupulosamente raro quien desee conservar su salud. Manteneos jubilosos, respirad y comed debidamente, vivid de acuerdo con las leyes de la vida y no habrá necesidad de analizar químicamente cada partícula de manjar. No tema nadie poner su confianza en el instinto, que al fin y al cabo es la natural guía del hombre”.

Tenemos fe que el conocimiento compartido que esta serie resume y condensa llegará a tierra fértil, quien lo utilizará con sabiduría, pues si no es llevado a la práctica, no es conocimiento, aunque sea comenzando con una manzana. Un nuevo mundo nos espera.

 

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

Deja un comentario »

Nutrición (Yoga), 2da Parte

Siguiendo con la serie dedicada a la Nutrición, según la perspectiva del Yoga Hatha, en este capítulo se habla sobre el hambre y el apetito, dos sensaciones a menudo confundidas, complementando el significado de la Nutrición para el Yogi, visto en la primera parte. Esta pequeña lectura aclara y aprecia la importancia de la distinción entre hambre y apetito, resumiendo mucho aprendizaje. (Para volver a la primera parte de la serie Nutrición (Yoga), click aquí)

Hatha Yoga

Capitulo IX: Hambre y apetito (extracto Hatha Yoga).

“El hambre y el apetito son dos sensaciones enteramente distintas del cuerpo humano. El hambre es la normal demanda de alimento. El apetito es el anormal deseo de satisfacer el gusto (…). Sin embargo, la mayoría de las gentes emplean como sinónimas las palabras hambre y apetito. Veamos en qué consiste la diferencia.

“Muy difícil es explicar las respectivas sensaciones de hambre y apetito a las personas llegadas a la madurez de la vida, porque en su mayoría han pervertido la sensación del hambre en la de apetito, de suerte que desde hace muchos años no han experimentado la sensación de hambre y no saben en qué consiste. Y es muy arduo describir una sensación a quién no la haya experimentado.

“Mas para quien se ha emancipado de la exclavitud del apetito, las respectivas sensaciones del hambre y apetito son del todo diversas y fácilmente distinguibles una de otra, de modo que tiene exacto concepto de cada una de ambas, mientras que para el hombre común que se llama civilizado, el hambre es la causa del apetito y el apetito es el efecto del hambre, sin que comprenda el verdadero significado de ambas palabras.

“Pondermos algunos ejemplos familiares que sirvan de explicación.

“Consideremos la sed. Todos hemos experimentado la natural sensación de sed que exige un trago de agua fresca. Se nota la sensación en la boca y la garganta, y solo puede satisfacerse con el agua fría, único líquido provisto por la Naturalea para apagar la sed. Pues bien, la sed natural es una sensación análoga al hambre.

“Pero muy diferente de esta natural sensación es el ansia que el hombre experimenta por las bebidas aromáticas, por las sodas y gaseosas, y más diferente todavía de la anormal sed de vinos, licores, cervezas y otras bebidas alcohólicas.  ¿Se empieza a entender lo que queremos significar?

“Oímos decir a unos que están sedientos de soda y a otros que lo están de aguardiente. Sin embargo, si esos tales tuvieran sed, es decir, si su organismo exigiera líquidos, ansiarían beber agua pura, que les apagaría la sed. Pero el agua no satisface la sed que tienen de soda o de aguardiente. ¿Por qué? Porque no es sed natural, sino apetito anormal y perversión del gusto. El apetito se convirtió en hábito y afirma su dominio. No obstante, notaremos que cuando las víctimas de esta sed anormal experimentan la verdadera sed, desean agua pura, sin pensar en las demás bebidas. ¿No le ha sucedido esto alguna vez al lector?

“Conviene advertir que no tratamos de dar una conferencia contra el hábito de la bebida ni de pronunciar un sermón sobre la templanza, sino ejemplificar la diferencia entre la natural necesidad de la sed y el contraído hábito del apetito de comer y beber sin relación con el hambre y la sed naturales.

“Cuando el individuo contrae el hábito del tabaco en cualquiera de sus modalidades, o el de la bebida, el de mascar goma o el de algún estupefaciente, llega a ser el hábito más fuerte que la natural necesidad de comer o beber, y se han conocido casos de quienes murieron literalmente de hambre por haber malgastado todo su dinero en licores o estupefacientes; hubo quien vendió hasta las ropas de sus hijos, y rbó y aún asesinó por satisfacer el ansia de las drogas narcóticas. ¿Quién se atrevería a llamar hambre a este insano y ansioso apetito? Y sin embargo, continuamos creyendo que es hambretoda ansia de un manjar, cuando en realidad es tan apetito como el deseo de tabaco, licores o estupefacientes.

“Los animales domésticos experimentan el hambre natural hasta que las golosinas que les dan sus amos les pervierten la sensación. El niño tiene hambre natural hasta que le suscitan el apetito de los dulces, confites y manjares excitantes del paladar (…). Cuando las gentes salen de excursión campestre y hacen ejercicio al aire libre, la vida en contacto con la Naturaleza les renueva la verdadera sensación de hambre, y entonces comen como chiquillos, con verdadero placer desde mucho tiempo atrás no experimentado. Tienen hambre de veras y no comen por vicio, como cuando están en sus casas y no cesan de llenar el estómago.

“Recientemente leímos que algunos millonarios que habían naufragado durante una excursión en yate de recreo se vieron precisados  vivir con escasa alimentación durante diez días. Cuando los salvaron tenían retratada la salud en sus rostros sonrosados, con ojos brillantes y el precioso don del hambre natural. Algunos de la comitiva habían sufrido de dispepsia por varios años; pero los diez días de sobria alimentación los habíam curado completamente de la dispepsia y otros transtornos. No les faltó la suficiente nutrición y eliminaron los desechos que emponzonaban su organismo. Su curación definitiva dependía de si volverían o no a suplantar el hambre por el apetito.

“El hambre y la sed naturales se manifiestan por medio de los nervios de la boca y de la garganta. Cuando uno tiene hambre, el pensamiento o mención del manjar produce una peculiar sensación en la boca, garganta y gláandulas salivales. Los nervios de dichas partes del cuerpo manifiestan una peculiar sensación, fluye la saliva y toda aquella región del cuerpo denota deseo de funcionar. El estómago no presenta ningún síntoma ni se pone en evidencia en tales ocasiones. El individuo nota que sería muy agradable el sabor de un manjar sano, y no se experimenta en el estómago ninguna sensación de desmayo, debilidad, torcedura y vacuidad, características del hábito de apetito que insiste en persistir. ¿No suscita estos síntomas el vicioso hábito de la bebida? El ansia y la sensación de vacuidad son características de ambas modalidades de apetito anormal. La misma sensación experimenta el que se desvive por fumar un cigarro o mascar un tabaco.

“Hay quien se admira de que a uno le plazca una comida casera, y es porque substituyó el hambre natural por un artificioso apetito, y no se siente satisfecho hasta halagar este apetito que imposibilita el gusto por los tradicionales platos de comida doméstica.

“Si el hombre se acostumbrara al hambre natural por retorno a sus costumbres primitivas, encontraría sabrosos los manjares de su niñez, porque volvería a ser sencillo como un niño.

“Acaso el lector se extrañe de que todo esto tenga algo que ver con la Yoga Hatha; pero es por que el yogi ha vencido el apetito y sólo experimenta la sensación de hambre. Se complace en todo manjar saludable, aunque sea una corteza de pan, y de él se nutre. Come de un modo desconocido de la mayoría de las gentes, según describiremos más adelante, y muy lejos de ser un extenuado anacoreta, está bien nutrido y goza en los festines porque lo incita el hambre, que es la mejor salsa.”

El capítulo siguiente y final es sobre el método de nutrición yogi.

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

3 comentarios »

Palabras de George Harrison

“La Suprema Personalidad de Dios es KRSNA (se pronuncia KRISHNA). Él tiene un cuerpo eterno, bienaventurado y espiritual. Él es el origen de todo, Él no tiene ningún otro origen, y Él es la causa primordial de todas las causas.”
El Brahma-samhita, 5.1

Todo el mundo está buscando a KRSNA.

Algunos no se dan cuenta de ello, pero lo están haciendo.

KRSNA es DIOS, el Origen de todo lo que existe, la causa de todo lo que es, era y será.

Como DIOS es ilimitado, ÉL tiene muchos Nombres.

Alá-Buda-Jehová-Rama: Todos son KRSNA, todos son UNO.

Dios no es abstracto; Él tiene tanto el aspecto personal como el impersonal en Su personalidad, la cual es SUPREMA, ETERNA, BIENAVENTURADA, y está llena de CONOCIMIENTO. Así como una gota de agua tiene las mismas cualidades que un océano de agua, de forma similar, nuestra conciencia tiene las mismas cualidades que la conciencia de DIOS… pero, debido a nuestra identificación y apego a la energía material (cuerpo físico, placeres de los sentidos, posesiones materiales, ego, etc.), nuestra VERDADERA CONCIENCIA TRASCENDENTAL se ha contaminado, y, tal como un espejo sucio, es incapaz de reflejar una imagen pura.

A través de muchas vidas, nuestra asociación con lo TEMPORAL ha crecido. Este cuerpo transitorio, un saco de huesos y carne, es considerado erróneamente nuestro verdadero yo, y hemos aceptado esa condición temporal como conclusiva.

A través de todas las eras, grandes SANTOS han permanecido como prueba viviente de que este eterno y permanente estado de CONCIENCIA DE DIOS puede ser revivido en todas las almas vivientes. Cada alma es divina potencialmente.

Krsna dice en El Bhagavad-gita (6.28): “Permaneciendo siempre en el yo, librándose de toda la contamienación material, el yogi alcanza la etapa máxima y perfecta de la felicidad, en contacto con la Conciencia Suprema”.

YOGA, un método científico para la comprensión de DIOS (del YO), es el proceso mediante el cual nosotros purificamos nuestra conciencia, detenemos la contaminación adicional y llegamos al estado de Perfección, pleno CONOCIMIENTO y plena BIENAVENTURANZA.

Si existe un Dios, yo quiero verlo. No tiene sentido creer en algo sin tener una prueba, y la meditación y el cultivo de Conciencia Krsna son métodos por medio de los cuales tú puedes obtener verdadera percepción de DIOS. De hecho, puede ver a Dios, oírlo, jugar con Él. Quizás esto suene extraño, pero Él realmente está allí, junto a ti.

Existen muchos Senderos de yoga -Raja, Jnana, Hatha, Kriya, Karma, Bhakti- y todos son aplaudidos por los MAESTROS de cada método.

Image

El SWAMI BHAKTIVEDANTA, como lo indica su título, es un BHAKTI Yogi que sigue el sendero de la DEVOCIÓN. Sirviendo a DIOS a través de cada pensamiento, palabra y ACCIÓN, y cantando SUS Santos Nombres, el devoto rápidamente desarrolla conciencia de Dios. Al cantar

Hare Krsna, Hare Krsna
Krsna Krsna, Hare Hare
Hare Rama, Hare Rama
Rama Rama, Hare Hare

uno inevitablemente desarrolla Conciencia de KRSNA. (Para conocer el sabor del budín, …¡hay que probarlo!)

Te pido que le saques provecho a este libro KRSNA, y que lo comprendas. También te pido que hagas una cita para conocer a tu Dios ahora, a través del proceso de liberación del yo, del YOGA (UNIÓN), y DALE UNA OPORTUNIDAD A LA PAZ.

All You Need is Love (Krishna)
Hari Bol
George Harrison 31/3/70

Apple Corps Ltd 3 Savile Row London W1 Gerrard 2772/3993
Telex Apcore London

Palabras de George Harrison,
George Harrison,
1970.
Nota Introductoria de KRSNA, La Suprema Personalidad de Dios.
KRSNA La Suprema Personalidad de Dios,
Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabnupada,
1976, Bhaktivedanta Book Trust.

2 comentarios »

Respirar es Vivir.

Capítulo II: Respirar es Vivir. Manual de la Ciencia Hindu-Yogi de la Respiración. Yogi Ramacharaka. (Extracto).


” La vida depende en absoluto del acto de respirar. Respirar es Vivir.

Respirar es vivir y no hay vida sin respiración.

[…] No solamente los animales (…) basan su vida y salud en la respiración, sino que (…) incluso las plantas, deben al aire a su existencia.

[…] Desde el soplo del niño hasta el último suspiro del moribundo, se desarrolla una larga historia de continuas respiraciones.

La respiración puede considerarse como la más importante función del cuerpo, por que de ella dependen indudablemente las demás.

El hombre puede vivir algún tiempo sin comer; menos, sin beber; pero sin respirar, solo vive pocos minutos.

No solamente el hombre depende de la respiración para vivir, sino que también y en gran parte de los correctos hábitos de respirar, que son los que le han de dar vitalidad perfecta e inmunidad contra las enfermedades.

Un gobierno inteligente de la facultad de respirar prolonga nuestros días sobre la tierra dándonos mayor resistencia, mientras que la respiración descuidada tiende a acortar nuestros días, decrece nuestra vitalidad y nos coloca en condiciones favorables a ser presa de dolencias y graves enfermedades.

El hombre, en su estado natural, no tuvo necesidad de que le dieran instrucciones para respirar, y de la misma manera que el animal (…) y el niño, respiraba natural y debidamente, según los designios de la Naturaleza; pero en esto también ha sufrido la influencia modificadora de la civilización.

Ha contraído costumbres y actitudes perniciosas en el caminar, pararse y sentarse, que le han despojado del primitivo derecho de una respiración correcta y natural.

[…] El porcentaje de los hombres civilizados que respiran correctamente es muy reducido y el resultado puede observarse en los pechos hundidos, en los hombros caídos y en el espantoso aumento de las enfermedades del aparato respiratorio (…).

[…] Los instructores de oriente sostienen que además del beneficio físico derivado de una respiración normal, es posible acrecentar la energía mental, su felicidad, el dominio de sí mismo, claridad de visión, moralidad y aun su perfeccionamiento espiritual, penetrándose de la ciencia de la respiración.

[…] El yogui realiza una serie de ejercicios por cuyo medio obtiene el dominio de su cuerpo y lo capacita para enviar a cualquier órgano o parte del cuerpo mayor corriente de energía vital o prana, fortaleciendo y vigorizando la parte u órgano que desea.

Está familiarizado con (…) los efectos fisiológicos de una respiración correcta, pero sabe también que en el aire hay algo más que oxígeno y nitrógeno y que la simple oxigenación de la sangre no es el único fenómeno que se produce al respirar.

Conoce algo acerca de prana y está al corriente de la naturaleza y manera de manipular este gran principio de energía; está perfectamente informado de sus efectos en el cuerpo y la mente humana.

Sabe que la respiración rítmica lo puede colocar en vibración armónica con la naturaleza y favorecer el desenvolvimiento de sus poderes latentes, y que rigiendo su respiración no sólo puede curarse a sí mismo y a los demás, sino que también desterrar el temor, las preocupaciones y emociones siniestras, de modo que mejore en tercio y quinto las cualidades armónicas de su carácter.

INFORMACIÓN BIBLIOGRÁFICA:

Extracto Capítulo II, Respirar es Vivir, Ciencia Hindu-Yogi de la Respiración. Manual Completo de la Filosofía Oriental de la Respiración sobre el Desarrollo Físico, Mental, Psíquico y Espiritual.
Yogi Ramacharaka. 1906.

Traducción del Inglés: Federico Climent Terrer.

Editor: Antonio Roch, Imprenta Clarasó, Barcelona, España, 1920.

1 Comentario »

A %d blogueros les gusta esto: