breakurbano

Recreo en la ciudad

¿Qué es el Yoga? Primera Parte

“Desde la más remota antigüedad han existido en India y otros países orientales quienes consagraron su tiempo al desarrollo físico, mental y espiritual de hombre.

“La experiencia adquirida por varias generaciones de diligentes investigadores, se transmitió durante siglos de maestros a discípulos y gradualmente se ha ido elaborando una ciencia yogui perfectamente definida.

“A estas investigaciones y enseñanzas se aplicó finalmente el término yogui de la palabra sánscrita yug, cuya traducción ha sido juntar.

“Su aplicación, en conexión con estas enseñanzas, es difícil de indicar, porque diferentes autoridades dan sobre el asunto distintas explicaciones.

“Pero probablemente la más ingeniosa es la que la presenta como un equivalente indo de la idea expresada por el verbo uncir, ya que el yogui se somete a cierta sujeción en su esfuerzo por regir el cuerpo y mente por medio de la voluntad”.

 

Baby_holding_feet

 

¿Cuál es el propósito y fin de las enseñanzas y de las prácticas?

“La filosofía yoguística enseña que el fin de todo esfuerzo en la vida humana es el desenvolvimiento del alma hasta identificarse con el Espíritu. El consciente contacto del alma individual con el Centro de toda vida”.

Según George Harrison, músico multiintrumentista de The Beatles, “YOGA es un método científico para la comprensión de DIOS (del YO), es el proceso mediante el cual nosotros purificamos nuestra conciencia, detenemos la contaminación adicional y llegamos al estado de Perfección, pleno CONOCIMIENTO y plena BIENAVENTURANZA”.

“La filosofía yoguística enseña que aunque sólo existe una meta para el verdadero esfuerzo humano, un solo fin que debe anhelarse… Hay, sin embargo, diferentes senderos que conducen a esa meta, cada uno de los cuales se adapta mejor al temperamento particular del individuo.

“Por consiguiente, los yoguis enseñan que el individuo debe seguir el sendero mejor adaptado a las exigencias del temperamento, gustos y aficiones.

“La Yoga está dividida en varias ramas, desde la que enseña a regir el cuerpo hasta la que señala los medios de alcanzar el mayor desarrollo espiritual”.

En próximos capítulos, se describirán distintas ramas de Yoga.

 

Extractos de Hatha Yoga, Gnani Yoga, Raja Yoga, Ciencia Hindú Yogi de la Respiración de Yogi Ramacharaka. Palabras de George Harrison.
Imagen: http://www.sheknows.com/parenting/articles/822861/baby-yoga-maybe-if-youre-lena-fokina

Anuncios
Deja un comentario »

Rutas de Nuestra Geografía Sagrada – Capítulo V: El Cerro Tres Orejas – Quilapilún

Rutas de Nuestra Geografía Sagrada es un programa que nos invita a conocer lugares acompañados por un equipo de especialistas, recorriendo su historia, atractivos naturales, turísticos y arqueológicos, reflexionando sobre la presencia de sitios de Geografía Sagrada presentes en cada lugar. Es un viaje que reinterpreta, entregando un nuevo valor a lugares patrimoniales chilenos.

En este quinto episodio se visita uno de los lugares más enigmáticos de la zona central: El cerro Quilapilún o Tres Orejas, situado a 40 kilometros al norte de Santiago por la ruta hacia Chacabuco. Narra la experiencia del profesor Gastón Soublette Asmussen, musicólogo y esteta, uno de los más notables investigadores chilenos, en el Cerro Quilapilún, profundizando en las sincronías y misterios que este encuentro devela.

Quilapilún

Conducido y dirigido por Alexis López, entomólogo, comunicador e investigador chileno que entre otras investigaciones en el año 2002 descubrió la alineación de la Plaza de Armas de Santiago con las líneas de salida del Sol en los solsticios de invierno y verano, que publicó el 2012 con el nombre de El Secreto de la Fundación de Santiago. Actualmente dicta un curso sobre Geografía Sagrada.

VER PROGRAMA en BIOBIOCHILETV
Rutas de Nuestra Geografía Sagrada –
Capítulo 5 – EL CERRO TRES OREJAS – QUILAPILÚN.
Parte 1: Preludio.

VER PROGRAMA en BIOBIOCHILETV
Rutas de Nuestra Geografía Sagrada –
Capítulo 5 – EL CERRO TRES OREJAS – QUILAPILÚN.
Parte 2: Geología, Geografía y Geometría Sagradas.

VER PROGRAMA en BIOBIOCHILETV
Rutas de Nuestra Geografía Sagrada –
Capítulo 5 – EL CERRO TRES OREJAS – QUILAPILÚN.
Parte 3: Encuentro con un Hombre Notable.

VER PROGRAMA en BIOBIOCHILETV
Rutas de Nuestra Geografía Sagrada –
Capítulo 5 – EL CERRO TRES OREJAS – QUILAPILÚN.
Parte 4: Geología, Geografía y Geometría Sagradas.

VER PROGRAMA en BIOBIOCHILETV
Rutas de Nuestra Geografía Sagrada –
Capítulo 5 – EL CERRO TRES OREJAS – QUILAPILÚN.
Parte 5: Geología, Geografía y Geometría Sagradas.

Cerro-Tres-Orejas-Quilapilún-21

Links de interés:

Sobre la experiencia de Gastón Soublette: Vivir, Saber. La Tercera Oreja. Por Gastón Soublette.
Entrevista a Gastón Soublette, por Christian Warnken en La Belleza de Pensar (2003).
Santiago es Prehispánica, Solar y Sagrada, entrevista a Alexis López por Ezio Mosciatti en BIOBIOCHILETV (2013).
Sobre la sincronicidad: La Vida Mágica. Por BreakUrbano.

Fotografía: Alexis López.

Deja un comentario »

Nutrición (Yoga), 4ta Parte Final

Para terminar la serie Nutrición (Yoga), esta cuarta parte es una recomendación sobre los hábitos alimenticios en la filosofía yoguística. Complementa la pregunta del porqué comen y qué es la nutrición según la filosofía yoguística visto en la primera parte, la interrogante sobre cuándo comer revisada en el segundo capítulo de la serie y la cuestión sobre cómo comer que contesta la tercera sección. En este episodio final se responde a la pregunta qué comen los yogis.

 

1904-08hathayoga.225x225-75

 

Capítulo XI: Alimentación (libro Hatha Yoga de Yogi Ramacharaka).

“Deseamos dejar resuelto el punto relativo a la elección de manjares. Aunque personalmente preferimos los de cierta clase, por creer que son los más saludables, comprendemos la imposibilidad de mudar en un día el régimen dietético seguido durante toda una vida o heredado de muchas generaciones, y así debe guiarse el individuo por su propia iniciativa y su creciente conocimiento más bien que por las ajenas afirmaciones dogmáticas. Los yogis prefieren la dieta vegetal, tanto por razones higiénicas como por la oriental aversión a comer carne de animales. Los estudiantes más adelantados de la filosofía yoguística prefieren el régimen de frutas, semillas y raíces, con un pan integral sin levadura. Pero cuando viajan por países donde predominan diferentes dietéticas no vacilan en adaptarse más o menos a las nuevas condiciones, a fin de no ser gravosos ni molestos a sus huéspedes, pues saben que si mastican e insalivan detenidamente los manjares, el estómago cuidará de lo que coman. En efecto, aun los manjares más indigestos de la cocina moderna pueden tomarse con tal de seguir el saludable procedimiento de la completa masticación.

“Así es que escribimos este capítulo con el espíritu de un yogi en viaje, pues no queremos someter a nadie a determinadas reglas. El hombre debería irse acostumbrando a un más racional régimen alimentario, en vez de verse obligado a adoptarlo de repente. Es difícil el súbito tránsito a la dieta vegetal, para quien ha estado acostumbrado toda su vida al régimen carnívoro; y aún más difícil es que el habituado a los manjares cocinados al fuego pase de un salto al régimen crudívoro.

“Todo cuanto demandamos al lector es que reflexione sobre el asunto y e valga de su instinto para escoger los manjares con la mayor variedad posible. Si en el instinto confía, lo moverá a escoger manjares que mayormente necesite en cada comida, y es preferible confiar en el instinto que someterse a un régimen inalterable. El mejor manjar es el que mayormente apetece, con tal de no apratarse a la reglas de masticación y variar la dieta cuanto consienta el gusto. Expondremos algunas cosas que el hombre racional ha de evitar, aunque las expondremos a modo de consejo. En cuanto a la abstención de carne, creemos que el hombre llegará poco a poco a comprender que la carne no es manjar apropiado; pero conviene que extinga el deseo de comerla, pues si se abstiene y la desea será lo mismo que si la comiese.

“El hombre cesará de desear carne según adelante en su evolución, pero hasta que llegue este día, no lo será beneficiosa la forzada abstención. Desde luego que muchos lectores no estarán conformes con este criterio, pero no podemos menos de reconocer que la experiencia corroborará nuestras afirmaciones.
Quien esté interesado en la cuestión de las relativas ventajas de las diversas clases de manjares puede leer cualquiera de las mejores obras que sobre trofología se han publicado en estos últimos años. Pero ha de enterarse de todos los aspectos de la cuestión y no dejarse seducir por el unilateral criterio del autor del libro que consulte. Muy interesante e instructivo es conocer el valor nutritivo de los manjares que constituyen nuestro ordinario género de alimentación, pues semejante conocimiento nos conducirá a una dieta más racional. Sin embargo, el cambio de régimen ha de ser consecuencia de la reflexión y de la experiencia del individuo más bien que de cuanto diga algún fanático o maniático por otro género de alimentación.

“Ha de considerar cada cual si come o no demasiada carne o demasiada grasa o bastante fruta, si es muy aficionado a los dulces y pasteles y si no le convendría usar pan integral. Si se nos requiriesen reglas generales respecto a la alimentación, diríamos: “Comed variedad de manjares; absteneos de los platos complicados y suculentos; no toméis muchas grasas; guardaos de las fritangas; sed parcos en las carnes y repudiad las de cerdo y las rojas; que vuestro régimen sea sencillo; no abuséis de dulces y pasteles y absteneos de repostería caliente; masticad lenta y completamente según el procedimiento ya expuesto y no receléis comer cuanto gustéis con tal de comerlo debidamente y sin temor de que os haga daño.” Opinamos que el desayuno ha de ser ligero, porque muy poco reparo necesita el cuerpo que ha descansado durante toda la noche. Si es posible, conviene hacer un poco de ejercicio antes de desayunar.

“Si el individuo adquiere el natural hábito de la completa masticación y experimenta el placer derivado del bien comer, se le desvanecerá todo anormal apetito y tendrá hambre natural. Entonces el instinto será lo bastante agudo para escoger el manjar más apropiado a cada caso y circunstancia. El instinto del hombre es un buen guía, con tal de que no lo haya echado a perder la complacencia en los absurdos platos de las modernas cocinas excitadoras del falso apetito.

“Quien se encuentre indispuesto no tema suprimir la comida o la cena para dar tiempo al estómago de terminar la emprendida tarea. Es posible vivir algunos días sin tomar alimento, aunque no aconsejamos el prolongado ayuno. Sin embargo, opinamos que en caso de enfermedad conviene dar descanso al estómago, a fin de que la energía reparadora pueda expulsar los desechos causantes del trastorno. Se observará que los animales no quieren comer cuando están enfermos y se mantienen echados hasta que, restaurada la salud, vuelven a comer. Podemos aprender provechosamente de ellos esta lección.

“No deseamos convertir a nadie en fanático o maniático respecto de la alimentación, de los que pesan, miden y analizan cada bocado. Creemos que este procedimiento es anormal y propenso a inspirar temor a ciertos manjares y henchir la mente instintiva de toda clase de errores. Nos parece mucho mejor procedimiento valerse del ordinario criterio y tomar las acostumbradas precauciones en la elección de los manjares, y sin vacilar más sobre el asunto comerlos con el pensamiento puesto en la nutrición que han de proporcionar, pues si se mastican según queda indicado, la Naturaleza obrará con arreglo a su ley. Mantengámonos tan cercanos a la Naturaleza como nos sea posible y que sus planes sean la norma de nuestra conducta.

“El hombre sano y robusto no anda con remilgos en la comida ni tampoco ha de ser escrupulosamente raro quien desee conservar su salud. Manteneos jubilosos, respirad y comed debidamente, vivid de acuerdo con las leyes de la vida y no habrá necesidad de analizar químicamente cada partícula de manjar. No tema nadie poner su confianza en el instinto, que al fin y al cabo es la natural guía del hombre”.

Tenemos fe que el conocimiento compartido que esta serie resume y condensa llegará a tierra fértil, quien lo utilizará con sabiduría, pues si no es llevado a la práctica, no es conocimiento, aunque sea comenzando con una manzana. Un nuevo mundo nos espera.

 

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

Deja un comentario »

Sesiones de Sanación Natural

“Todo gran viaje comienza con un pequeño paso”,
Lao Tse.
“Si realmente quieres sanar, solo tienes que responder a la pregunta: ‘¿Quién Soy?'”,
Dr Hew Len.
“Para ser un verdadero sanador, medita”,
Yogi Ramacharaka.

 

SESIONES DE SANACIÓN NATURAL EN CENTRO DE SALUD INTEGRAL SANABIEN.


SanaBienDomeyko 1835, Santiago.
A pasos del Metro Toesca


DAMOS OFICIALMENTE ABIERTA LA TEMPORADA DE SANACIÓN.

Descripción:
Sesiones de Sanación Natural Reiki en Centro de Salud Integral SanaBien complementadas con sonoterapia, utilización de cuencos tibetanos, sonidos sanadores, cristales y diversas técnicas de sanación como ho’ponopono, masajes energéticos y pensamientos positivos dirigidas por Maestro de Reiki Juan Bautista Gangas (Contacto Facebook: Juan Bautista)

Visión:
El significado profundo de una Terapia es seguir un camino, por lo tanto el terapeuta es quien acompaña en ese camino de sanación a la persona que la acepta. La Sanación Natural es una técnica que nos asiste en nuestros procesos naturales de sanación. El Sistema de Sanación Natural Reiki es una técnica natural de sanación a través de la imposición de manos y canalización de la energía subyacente en el universo. Puede ser complementada con otras técnicas de sanación como sonoterapia (terapia con sonidos), terapia con cristales, aromaterapia, masajes energéticos, técnicas medicinales de filosofía del yoga, etc. Siguiendo el principio de la filosofía del Ayurveda (sistema tradicional de medicina de la India) “Todo en el Universo es Medicinal”.

Duración:
Cada Sesión tiene una duración aproximada de una hora (60 minutos)

Reserva:
RESERVA TU SESIÓN llamando al centro SanaBien o directamente con quién dirige las sesiones.

Juan Bautista Gangas
Maestro Reiki
Facebook: Juan Bautista

Email:
reikiconexion@gmail.com
Celular:
94902234

o bien

Llámanos 2 701 47 82
info@sanabien.cl
http://www.sanabien.cl/

 

10473794_10203541359750795_359670092_n

Juan Bautista Gangas Muñoz
Licenciado en Filosofía
Filosofía y Autoconocimiento
MBA
Maestro Reiki
reikiconexion@gmail.com
94902234
 


Dirección:
Domeyko 1835, Santiago. A pasos del Metro Toesca

Cómo llegar:

 Como Llegar


En GoogleMaps: https://maps.google.com/maps?ll=-33.455416%2C-70.660002&z=14&t=m&hl=es-US&gl=US&mapclient=embed&q=Domeyko+1835+Santiago+Región+Metropolitana%2C+Chile

Logo-Sana-Bien-trans-2

Consultas:

Juan Bautista Gangas
Maestro Reiki
Facebook: Juan Bautista

Email:
reikiconexion@gmail.com
Celular:
94902234
o bien
Llámanos 2 701 47 82
info@sanabien.cl
http://www.sanabien.cl/

Con amor Juan Bautista Gangas Muñoz. Licenciado en Filosofía, Maestro de Reiki e investigador.

Links de Interés:
Medicina Universal

Deja un comentario »

Nutrición (Yoga), 3ra Parte

Continuando con la serie Nutrición (Yoga), en esta tercera parte se habla sobre los métodos de nutrición, complementando la pregunta del porqué comen y qué es la nutrición según la filosofía yoguística visto en la primera parte, y la pregunta sobre cuándo comer revisada en el segundo capítulo de la serie. En este artículo se dará respuesta a la cuestión sobre el cómo se come según la filosofía del Hatha Yoga.

1904-08hathayoga.225x225-75

Capítulo X: Absorción del prana (extracto libro Hatha Yoga de Yogi Ramacharaka).

“De mil maneras cabe demostrar la sagacidad con que la Naturaleza combina varias funciones en un órgano y cómo hace agradables ciertas funciones indispensables para la vida. En este capítulo expondremos uno de los más sorprendentes ejemplos de dicha índole. Veremos cómo se las compone la Naturaleza para efectuar varias funciones al mismo tiempo y cómo hace placenteras las de mayor necesidad en la vida del organismo.

“Consideremos primeramente la teoría yoguística de la absorción del prana extraído de los alimentos. Según esta teoría, todo cuanto al hombre y a los animales sirve de alimento contiene cierta modalidad de prana absolutamente necesaria para mantener el vigor y la energía del organismo, y que absorben los nervios de la boca.

“En el acto de la masticación queda libre dicho prana, y al dividirse en menudas partículas los manjares, se pone en contacto con los carrillos, lengua y dientes el mayor número posibles de átomos de prana. Cada átomo de alimento contiene numerosos electrones de prana nutritivo o energía nutritiva, y esos electrones quedan en libertad merced a la masticación y a la acción de ciertos sutiles constituyentes químicos de la saliva que escapan al análisis de los químicos modernos y cuya existencia no sospechan los actuales investigadores, aunque tenemos la completa seguridad  de que la demostrarán los futuros.

“Una vez librado de los manjares el prana alimenticio pasa a través de la carne y los huesos hasta llegar a los nervios de la boca, que lo transportan rápidamente a los numerosos centros del sistema nervioso, de donde se distribuye por todas partes del cuerpo que lo utilizan para suministrar energía y vitalidad a las células. Tal es la sumaria exposición de la teoría (…).

“El estudiante se extrañará acaso de que sea necesario extraer de los alimentos ese prana, siendo que el aire está cargado de dicha energía y se requiere mucho esfuerzo por parte de la Naturaleza para extraerla de los alimentos.

“Pero la explicación está en que si bien todo prana es sencillamente prana, así como respecto a la electricidad, hay varias modalidades de corriente eléctrica con muy distintos efectos en el organismo humano, de la propia suerte hay varias modalidades de prana, cada una con una peculiar acción, en el cuerpo físico, pero todas necesarias para las distintas funciones (…). Lo importante es saber que el alimento contiene prana necesario para el cuerpo humano, y que solo es posible extraerlo por medio de la masticación para que lo absorban los nervios de la boca.

“Consideremos ahora cómo combina la Naturaleza dos importantes efectos en los actos de la masticación y la insalivación. En primer lugar, la ley natural exige que cada partícula de alimento se mastique o insalive antes de la deglución, y cualquier descuido a este respecto acarrea seguramente una incompleta o deficiente digestión.

“La perfecta masticación es un natural hábito del hombre, descuidado por las exigencias de la vida artificial a que lo somete la civilización. Es necesario masticar el alimento para que se mezcle con la saliva y pueda fácilmente deglutirse y mezclarse después con el jugo gástrico y los jugos intestinales. La masticación provoca la afluencia de saliva, factor muy necesario en el proceso de la digestión. La insalivacipon de los alimentos es un acto del proceso digestivo, y la saliva efectúa una obra que no puede realizar ningún otro jugo digestivo. (…) A la estrategia de la Naturaleza se ha de atribuir la simultaneidad de la insalivación y la absorción de prana alimenticio, con notable economía de esfuerzo.

“En el estado natural del hombre, la masticación era un acto muy agradable, y así es en los animales y en los niños. El animal mastica su alimento con sumo deleite, y el niño chupa, lame, mastica y retiene el manjar en la boca durante mucho más tiempo que el adulto, hasta que sigue el ejemplo de sus padres y se acostumbra a engullir sin apenas triturar.

“Dice Fletcher en su obra sobre este asunto que el placer de saborear los manjares durante la masticación lo proporciona el sentido del gusto; pero la teoría yoguística aunque reconoce la mucha intervención de gusto, afirma que hay además un indescriptible sentimiento de satisfacción en mantener los manjares en la boca, paladearlos, darle vuelta con la lengua, masticarlos de modo que bien insalivados se deglutan casi inconscientemente. Sostiene Fletcher que mientras tenga sabor una partícula de manjar podrá servir de alimento. Los yogis también lo creen así, pero añaden que hay otra sensación placentera en retener los manjares en la boca sin tragárselos, y que esta agradable sensación persiste hasta que a masticación ha extraído todo el prana del manjar.

“Así es que quien siga ese procedimiento en la comida, siquiera parcialmente, no engullirá los manjares sin apenas masticarlos, sino que por efecto de la cuidadosa masticación e insalivación, el bolo alimenticio se deslizará casi sin sentir por el esófago. Esta sensación se experimenta lo mismo con lo más sencillos manjares que con los más sabrosos y exquisitos.

“Es casi imposible describir esta sensación, pues no hay en los idiomas europeos palabra a propósito para expresar el concepto, pues los pueblos occidentales no acertaron a experimentarla. Lo mejor que cabe hacer es compararla con otras sensaciones, a riesgo de que resulte ridícula la comparación.

“(…) Otro ejemplo es la sensación que experimenta quien está junto al ser amado. En este caso hay un intercambio de magnetismo o pensamiento cargado de prana, cuya influencia es en verdad evidente. Un beso de la persona amada está tan henchido de magnetismo que de pies a cabeza se estremecen de placer tanto el que da como el que con el mismo efecto lo recibe.

“Esto da muy imperfecta idea de lo que acabamos de describir.

“El placer dimanante de una sana y normal masticación no proviene únicamente del sabor agradable de los manjares, sino también y en gran parte de la peculiar sensación que se experimenta al absorber prana, lo cual es análogo a los ejemplos mencionados, aunque hasta que el individuo reconozca la similitud de las dos masticaciones de energía el citado ejemplo puede provocar risa o mover al ridículo¹.

“Quien haya dominado el falso apetito, tan a menudo confundido con el hombre, masticará una dura corteza de pan integral y no sólo logrará cierta satisfacción del sabor del alimento en la corteza contenido, sino experimentará la sensación a la que hemos aludido.

“Se necesita un poco de práctica para desechar el hábito del falso apetito y volver a los métodos naturales. Los manjares más nutritivos son siempre los más sabrosos para el gusto normal, pues conviene tener en cuenta que el prana alimenticio está contenido en los manjares en razón directa de su valor nutritivo, lo cual es nuevo ejemplo de la sabiduría de la Naturaleza.

“El yogi come despacio y mastica cada bocado mientras le halla agradable sabor. En la mayoría de los casos esta sensación persiste mientras permanece el alimento en la boca, pues el involuntario proceso de la Naturaleza va disolviendo lentamente el alimento hasta que se deglute sin sentir.

“El yogi mueve poco a poco la mandíbula y deja que la lengua acaricie el alimento y que los dientes lo trituren suavemente, pensando en que así extrae el prana de él y lo absorben los nervios d ela boca para estimular y fortalecer el organismo y llenar los depósitos de energía. Al propio tiempo ha de pensar el individuo en que está preparando debidamente el alimento para las digestiones estomacal e intestinal, a fin de proporcionar materiales para la renovación del cuerpo.

“Quienes sigan el método de los yogis obtendrán de los manjares mucha mayor sustancia nutritiva que la generalidad de las gentes, porque cada grano de alimento cede el máximo de elementos nutritivos, mientras que si los majares se tragan a medio masticar e insalivar, muchos elementos nutritivos se desperdician y se expulsan del organismo con los excrementos. En dicho método sólo se expulsa del organismo lo realmente inútil e inservible, pues de los manjares se extraen cuantos elementos nutritivos contienen y sus átomos ceden gran cantidad de prana.

“El movimiento que al bolo alimenticio comunican las mandíbulas, lengua y carrillos en el acto de la masticación es causa de que los nervios de la boca vayan extrayendo el prana de los manjares.

“Los yogis mantienen durante largo rato el alimento en la boca, lo mastican lenta y completamente hasta deglutirlo por el proceso involuntario, y experiementan entonces el gozo resultante de la extracción de prana.

“Cada cual puede hacer la prueba cuando tenga tiempo y oportunidad colocándose en la boca un pedazo de manjar y masticarlo lentamente, dejando que se disuelva en la boca, como haría con un terrón de azúcar (…).

“Por ejemplo, si tomamos una corteza de pan y la masticamos completamente con la idea de ver cuánto tiempo durará en la boca sin deglutirla, sino que poco a pocose irá marchando de la boca según se vaya reduciendo a una masa pastosa hasta desaparecer. Sin embargo, esta corteza de pan nos habrá proporcionado de este modo doble cantidad de elementos nutritivos y triple cantidad de prana que un pedazo de pan de igual tamaño engullido a medio masticar.

“(…) Aconsejamos al lector que experimente por si mismo cuanto dejamos expuesto acerca de la masticación de los manjares y absorción de prana. Cuando se le depare oportunidad de lugar y tiempo (…), si el lector prueba comer de este modo una manzana,  se sorprenderá al experimentar después la misma sensación satisfactoria como si hubiese comido una abundate ración de cualquier otro manjar y notará el acrecentamiento de sus fuerzas.

“Comprendemos perfectamente cuán fácil le es al yogi tomarse todo el tiempo necesario para comer pausadamente, y cuán difícil le es tal lentitud al presuroso negociante occidental, por lo que no esperamos que nadie sea capaz de extirpar radicalmente en un momento un hábito inveterado. Pero tenemos la seguridad de que la perseverante práctica acabará por desterrar el viejo y rutinario procedimiento de la incompleta masticación y substituirlo por el de los yogis, de suerte que proporcione mayor placer al paladar y se aprenda a masticar lentamente, esto es, difiriendo la deglución hasta que por sí misma se efectúe.

“Un nuevo mundo en el sentido del gusto se le abre a quien sigue el método yoguístico, y no sólo comerá com mucho más placer que antes, sino que digerirá más fácilmente y acrecentará su vitalidad, porque se asimilará mucho mayor proporción de elementos nutritivos y gran suma de prana.

“Quien tenga tiempo y ocasión de llevar este método a su extremado límite obtendrá de una relativamente corta ración una casi increíble cantidad de substancia nutritiva, sin dejar desecho alguno, según podrá observarse cronológicamente.

“Quienes sufren de anemia, malas digestiones, enflaquecimiento y menoscabo de la vitalidad, encontrarán alivio si adoptan el indicado plan.

“Tienen los yogis fama de sobrios y aun parcos en la comida; y sin embargo, comprenden perfectamente la valía y necesidad de una completa nutrición, por lo que siempre mantienen el cuerpo bien nutrido y provisto de los materiales a propósito para su reparo y reconstrucción.

“El secreto de esta aparente anomalía consiste en que el yogi no desperdicia ni una partícula de alimento, pues de todas extrae los principios nutritivos que contienen.

“No se recarga nunca de materias mixtas que embotan el organismo y cuya eliminación consume gran cantidad de energía. Obtiene el máximo de nutrición del mínimo de alimentos y gran cantidad de prana de una relativamente escasa ración.

“Aunque de pronto no sea el individuo cpaz de seguir rigurosamente el indicado método, puede lograr no poca ventaja en ensayarlo.

“Nosotros nos contraemos a exponer los principios generales. Lo demás lo ha de hacer cada cual por sí mismo, puesto que es la única manera de aprender las cosas, cualquiera sea el método.

“Hemos repetido varias veces que la actividad mental favorece poderosamente la absorción de prana, tanto del extraído del aire como del alimento.

“Si mantenemos el pensamiento de que estamos absorbiendo todo el prana contenido en el bocado y asociamos este pensamiento al de ‘nutrición’, acrecentaremos la eficacia del método”.

Esta serie tiene la intención de entregar una visión integrada del significado de la nutrición dentro de la filosofía yoguística. Para el yogui parece ser tan importante la forma en que nos nutrimos, la actitud con la que estamos alimentándonos, como el tipo de alimento que nos nutre. Estaba pensada como una trilogía sobre la nutrición enmarcada en la filosofía del Hatha Yoga, centrada en la disposición mental del yogi, sin embargo, se ha decidido agregar un episodio más, aclarando con qué tipo de alimentos se nutre el hatha yogi. Para ese propósito adelantamos una conclusión: “No tema nadie poner su confianza en el instinto, que al fin y al cabo es la natural guía del hombre”.

¹Conviene advertir que según los yogis, el prana, o la prana, como con mayor propiedad gramatical debiera llamarse, es la energía universal, la única energía que se manifiesta en las diversas modalidades de la electricidad, luz, magnetismo, calor y fuerza vital — (N. del T)

 

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

1 Comentario »

Nutrición (Yoga), 2da Parte

Siguiendo con la serie dedicada a la Nutrición, según la perspectiva del Yoga Hatha, en este capítulo se habla sobre el hambre y el apetito, dos sensaciones a menudo confundidas, complementando el significado de la Nutrición para el Yogi, visto en la primera parte. Esta pequeña lectura aclara y aprecia la importancia de la distinción entre hambre y apetito, resumiendo mucho aprendizaje. (Para volver a la primera parte de la serie Nutrición (Yoga), click aquí)

Hatha Yoga

Capitulo IX: Hambre y apetito (extracto Hatha Yoga).

“El hambre y el apetito son dos sensaciones enteramente distintas del cuerpo humano. El hambre es la normal demanda de alimento. El apetito es el anormal deseo de satisfacer el gusto (…). Sin embargo, la mayoría de las gentes emplean como sinónimas las palabras hambre y apetito. Veamos en qué consiste la diferencia.

“Muy difícil es explicar las respectivas sensaciones de hambre y apetito a las personas llegadas a la madurez de la vida, porque en su mayoría han pervertido la sensación del hambre en la de apetito, de suerte que desde hace muchos años no han experimentado la sensación de hambre y no saben en qué consiste. Y es muy arduo describir una sensación a quién no la haya experimentado.

“Mas para quien se ha emancipado de la exclavitud del apetito, las respectivas sensaciones del hambre y apetito son del todo diversas y fácilmente distinguibles una de otra, de modo que tiene exacto concepto de cada una de ambas, mientras que para el hombre común que se llama civilizado, el hambre es la causa del apetito y el apetito es el efecto del hambre, sin que comprenda el verdadero significado de ambas palabras.

“Pondermos algunos ejemplos familiares que sirvan de explicación.

“Consideremos la sed. Todos hemos experimentado la natural sensación de sed que exige un trago de agua fresca. Se nota la sensación en la boca y la garganta, y solo puede satisfacerse con el agua fría, único líquido provisto por la Naturalea para apagar la sed. Pues bien, la sed natural es una sensación análoga al hambre.

“Pero muy diferente de esta natural sensación es el ansia que el hombre experimenta por las bebidas aromáticas, por las sodas y gaseosas, y más diferente todavía de la anormal sed de vinos, licores, cervezas y otras bebidas alcohólicas.  ¿Se empieza a entender lo que queremos significar?

“Oímos decir a unos que están sedientos de soda y a otros que lo están de aguardiente. Sin embargo, si esos tales tuvieran sed, es decir, si su organismo exigiera líquidos, ansiarían beber agua pura, que les apagaría la sed. Pero el agua no satisface la sed que tienen de soda o de aguardiente. ¿Por qué? Porque no es sed natural, sino apetito anormal y perversión del gusto. El apetito se convirtió en hábito y afirma su dominio. No obstante, notaremos que cuando las víctimas de esta sed anormal experimentan la verdadera sed, desean agua pura, sin pensar en las demás bebidas. ¿No le ha sucedido esto alguna vez al lector?

“Conviene advertir que no tratamos de dar una conferencia contra el hábito de la bebida ni de pronunciar un sermón sobre la templanza, sino ejemplificar la diferencia entre la natural necesidad de la sed y el contraído hábito del apetito de comer y beber sin relación con el hambre y la sed naturales.

“Cuando el individuo contrae el hábito del tabaco en cualquiera de sus modalidades, o el de la bebida, el de mascar goma o el de algún estupefaciente, llega a ser el hábito más fuerte que la natural necesidad de comer o beber, y se han conocido casos de quienes murieron literalmente de hambre por haber malgastado todo su dinero en licores o estupefacientes; hubo quien vendió hasta las ropas de sus hijos, y rbó y aún asesinó por satisfacer el ansia de las drogas narcóticas. ¿Quién se atrevería a llamar hambre a este insano y ansioso apetito? Y sin embargo, continuamos creyendo que es hambretoda ansia de un manjar, cuando en realidad es tan apetito como el deseo de tabaco, licores o estupefacientes.

“Los animales domésticos experimentan el hambre natural hasta que las golosinas que les dan sus amos les pervierten la sensación. El niño tiene hambre natural hasta que le suscitan el apetito de los dulces, confites y manjares excitantes del paladar (…). Cuando las gentes salen de excursión campestre y hacen ejercicio al aire libre, la vida en contacto con la Naturaleza les renueva la verdadera sensación de hambre, y entonces comen como chiquillos, con verdadero placer desde mucho tiempo atrás no experimentado. Tienen hambre de veras y no comen por vicio, como cuando están en sus casas y no cesan de llenar el estómago.

“Recientemente leímos que algunos millonarios que habían naufragado durante una excursión en yate de recreo se vieron precisados  vivir con escasa alimentación durante diez días. Cuando los salvaron tenían retratada la salud en sus rostros sonrosados, con ojos brillantes y el precioso don del hambre natural. Algunos de la comitiva habían sufrido de dispepsia por varios años; pero los diez días de sobria alimentación los habíam curado completamente de la dispepsia y otros transtornos. No les faltó la suficiente nutrición y eliminaron los desechos que emponzonaban su organismo. Su curación definitiva dependía de si volverían o no a suplantar el hambre por el apetito.

“El hambre y la sed naturales se manifiestan por medio de los nervios de la boca y de la garganta. Cuando uno tiene hambre, el pensamiento o mención del manjar produce una peculiar sensación en la boca, garganta y gláandulas salivales. Los nervios de dichas partes del cuerpo manifiestan una peculiar sensación, fluye la saliva y toda aquella región del cuerpo denota deseo de funcionar. El estómago no presenta ningún síntoma ni se pone en evidencia en tales ocasiones. El individuo nota que sería muy agradable el sabor de un manjar sano, y no se experimenta en el estómago ninguna sensación de desmayo, debilidad, torcedura y vacuidad, características del hábito de apetito que insiste en persistir. ¿No suscita estos síntomas el vicioso hábito de la bebida? El ansia y la sensación de vacuidad son características de ambas modalidades de apetito anormal. La misma sensación experimenta el que se desvive por fumar un cigarro o mascar un tabaco.

“Hay quien se admira de que a uno le plazca una comida casera, y es porque substituyó el hambre natural por un artificioso apetito, y no se siente satisfecho hasta halagar este apetito que imposibilita el gusto por los tradicionales platos de comida doméstica.

“Si el hombre se acostumbrara al hambre natural por retorno a sus costumbres primitivas, encontraría sabrosos los manjares de su niñez, porque volvería a ser sencillo como un niño.

“Acaso el lector se extrañe de que todo esto tenga algo que ver con la Yoga Hatha; pero es por que el yogi ha vencido el apetito y sólo experimenta la sensación de hambre. Se complace en todo manjar saludable, aunque sea una corteza de pan, y de él se nutre. Come de un modo desconocido de la mayoría de las gentes, según describiremos más adelante, y muy lejos de ser un extenuado anacoreta, está bien nutrido y goza en los festines porque lo incita el hambre, que es la mejor salsa.”

El capítulo siguiente y final es sobre el método de nutrición yogi.

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

3 comentarios »

Nutrición (Yoga), 1era Parte

El interés por una adecuada nutrición y un necesario cuidado corporal ha ido creciendo en los últimos años. El siguiente artículo ofrece un complemento a lo que se ha dicho sobre una alimentación nutritiva. Es la primera parte de una trilogía dedicada a la nutrición extraídas del libro Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico de Yogi Ramacharaka. Esta es su visión sobre la nutrición.

Hatha Yoga


Capítulo VIII: Nutrición (extracto)

“El cuerpo humano está cambiando constantemente. Las células de los tejidos (…) se desgantan y eliminan, y otras nuevas los sustituyen, elaboradas en el admirable laboratorio del organismo.

“Podemos considerar el cuerpo físico del hombre como una planta, pues en verdad es su vida semejante a la de una planta. ¿Qué necesita la planta para brotar, entallecer, ahijar, florecer y fructificar? Sencillamente aire puro, sol, agua y elementos nutritivos. Todo esto require para medrar saludablemente. También el cuerpo físico del hombre requiere exactamente lo mismo que la planta, es decir aire puro, sol, agua y elementos nutritivos para llegar con salud a su completo crecimiento.

“Consideremos primero la nutrición, dejando para otros capítulos lo referente al aire, sol y agua.

“Así como la planta va medrando lenta y continuamente, asimismo es incesante en el cuerpo físico del hombre la operación de eliminar o desasimilar las células gastadas y sustituirlas por otras nuevas. No nos damos cuenta de esta admirable labor, pues la efectúa la parte subconsciente de nuestra naturaleza, a que llamamos la mente instintiva.

“La salud y vigor de todas las partes de nuestro cuerpo físico humano dependen de la constante renovación de sus materiales, y si esta renovación se detuviera sobrevendría la muerte. El reparo de los materiales gastados es una necesidad imperiosa; por lo tanto, tiene primacía al tratar de la salud del hombre.

“La clase de este tema en la flosofía del Yoga Hatha es la Nutrición, y conviene asociar la idea del alimento con la nutrición. Para el yogi, el alimento no significa lo que halaga al paladar, sino ante todo, sobre todo y contra todo, lo que sirve para nutrir saludablemente al cuerpo (…). Los yogis, por lo menos los versados en la Hatha Yoga, consideran la nutrición como el primer deber para con su cuerpo, y cuidan de mantenerlo siempre propiamente nutrido, de modo que el nuevo material asimilado sea por lo menos igual en cantidad al desasimilado por desgaste.

“Ciertamente, el yogi no es comilón ni aficionado a exquisitos y suculentos platos. Por el contrario, se rie de semejante insensatez y prefiere los manjares sencillos y nutritivos a los superfluos y pesados materiales de los complicados platos de quienes desconocen el verdadero significado de la alimentación.

“Es máxima del Yoga Hatha que el hombre no se nutre de lo que come, sino de lo que asimila. Mucha sabiduría contiene esta vieja máxima, pues expresa en pocas palabras lo que en centenares de páginas expusieron varios autores.

“(…) Para el yogi no existen los inconvenientes de la mala nutrición, por una parte, y del exceso de alimentación, por otra, pues hace muchos siglos que resolvieron este problema sus ascendientes, cuyos nombres casi ha olvidado la presente generación.

“Recordemos una vez para siempre que la Hatha Yoga no aprueba el ayuno sistemático, sino que, por el contrario, sabe y enseña que el organismo del hombre, para mantenerse sano y vigoroso, necesita nutrirse mediante la ingestión y asimilación de suficiente y apropiado alimento. Tengamos también en cuenta que el Yoga Hatha rechaza por ridícula la teoría de que la nutrición proviene del mucho comer (…).

“El yogi es epicúreo más bien que sibarita, pues aunque se alimenta de manjares sencillos, ha educado el natural sentido del gusto hasta el extremo de que su hambre comunica a los manjares un sabor apetecido pero no logrado por los ansiosos del triunfo de los hábiles cocineros.

“Aunque el principal objeto del yogi al comer es nutrirse, procura que su comida sea un placer, cosa desconocida por quienes desdeñan los manjares sencillos. (…)”

En los artículos siguientes se hablará de los métodos de nutrición del Hatha Yoga, distinción entre hambre y apetito,  y alimentación.

Ir a Nutrición (Yoga), 2da parte.

 

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

3 comentarios »

Kalachakra, La Rueda del Tiempo (Werner Herzog, 2003)

Documental sobre el rito budista. Recorriendo sus lugares sagrados, indaga en sus creencias, su ritualidad y su filosofía. Kalachakra es una palabra sánscrita utilizada en el budismo tántrico que significa la rueda del tiempo o ciclo de la vidaEs la primera vez que Su Santidad Dalai Lama permite la filmación de algunos fragmentos de Kalachakra y la construcción del mandala, un rito de iniciación budista fundamental en la ascención meditativa.

Ver documental Kalachakra, La Rueda del Tiempo

 

FICHA TÉCNICA

TITULO ORIGINAL: Rad der Zeit

DIRECTOR: Werner Herzog

PAÍS: Alemania, Austria, Italia.

NARRADOR: Werner Herzog

IDIOMA ORIGINAL: Inglés, Tibetano.

GUIÓN: Werner Herzog

CINEMATOGRAFÍA: Meter Zeitlinger

AÑO: 2003

DURACIÓN: 81 min.

PRODUCCIÓN: Werner Herzog

FORMATO: 1.85:1

 

Más Info:

Werner Herzog.com

Kalachakra en IMdb

Deja un comentario »

Universo Medicinal

“Puedes borrar los datos, de vuelta a cero, y desde cero surge esta fuerza fantasma de inspiración”,
Hew Len.

El Universo de La Medicina Es Infinitamente Diverso y Profundo. Parece Que El Ayurveda Tiene Razón y Todo En El Universo es Medicinal. Partiendo Por Nuestra Respiración, Nuestros Alimentos, Hasta La Luz; Pasando Por La Música, Los Sonidos, El Cine, Las Flores, Hierbas, La Chamánica Ayahuasca, Las Palabras, Ho’oponopono, La Intención, El Reiki, La Medicina de La Consciencia, et cetera, y La Madre de Todas La Sanaciones: LA MEDITACIÓN.

Se abren nuevos descubrimientos y senderos medicinales. La ciencia ya dice que el ADN puede ser modificado a través de nuestras Emociones, Las Palabras y La Intención. Se ha documentado Gente que Sana Riendo. Los chamanes y curanderos amazónicos ven a la Ayahuasca como una Madre y Una Medicina Todo Poderosa, capaz de librarnos de todos nuestros pesares. Ancestrales Culturas consideran la MEDITACIÓN como La Madre de Toda Medicina.

Los más diversos métodos han demostrado ser eficaces para curar tal o cual enfermedad. Puede decirse que No Existe Un Mejor Método, Sólo Existe El Más Adecuado Para Cada Uno. Se dice también que Nuestras Creencias Son El Fundamento que explica que una medicina específica nos funcione. Reiki, dice su ya centenaria tradición, canalizando la energía vital universal funciona sin necesidad que se crea en él. Muchas medicinas funcionan a nivel inconsciente, sin que nos demos cuenta que nos están sanando.

El Yoga, en sus variadas ramas, nos cura en un proceso de conexión con nuestra fuente interna. La música en 432Hz, nos sana equilibrando nuestras vibraciones. Masaru Emoto considera La Música como Una Medicina, Antes que Una Obra de Arte. Hew Len, psicólogo y chamán hawaiano, cuenta él, que cualquiera puede sanarse, solo tienes que responder a la pregunta ¿quién soy? El Ho’oponopono es un trabajo interno sobre nuestros recuerdos inconscientes, en su gran mayoria incognoscibles, los que uno limpia con palabras simples: LO SIENTO, PERDÓNAME, GRACIAS, TE AMO

El profundo significado de La Meditación es de hecho Medicación. Médico, en latín Medicus, proviene del verbo Mederi (cuidar, curar), cuya forma frecuentativa (formada por reiteración de su forma simple) es Meditari (meditar). Todas estas formas son derivadas de la raíz protoindoeuropea Med (medir, tomar medidas adecuadas) presente también en el griego medo, medomai (pensar, cuidar, meditar). De ahí, nuestras conocidas palabras medicina, remedio, remediar, etc. Quién medita, cura. Según Yogi Ramacharaka, en efecto, Para Ser Un Verdadero Sanador, Medita.

Actualmente la medicina científica alopática es una alternativa más dentro de todo un universo medicinal y se tiende a una integración de saberes y tradiciones médicas. En Nuestro Tiempo Tenemos La Ventaja y el Poder de Elegir Con Qué Queremos Sanarnos. Terapia es un camino. Un terapeuta, en su raíz etimológica profunda, es alguien que nos acompaña en un camino. Escucha Tu Corazón y Elige Asesorarte a Consciencia y Responsablemente Con El Método Que Consideres Más Apropiado Para Tí. El Que Más Te Guste. El Que Más Te Resuene!!!

Re-Cuerda -en el sentido antiguo de la palabra- Vuelve a Sentir Con Tu Propio Corazón: Cuando Un Sanador Ayuda a Sanar, Se Sana a Sí Mismo. Y Cuando Tú Sanas, Todos Sanamos. A este mundo hemos venido a aprender. Estamos aquí para aprender a sanar juntos !! Si uno sana, sana a los demás, a La Tierra y El Universo, Que Son Quienes Somos Todos.


FUENTES:

http://etimologias.dechile.net
Documental: Entrevista Hew Len.

1 Comentario »

Risas Contagiosas Cósmicas

“Supe que iba a ser un comediante a una muy temprana edad, recuerdo que una vez hice reír a un amigo tan fuerte que me arrojó un bocado de galletitas y leche encima. Y me encantó. Ése fue el principio”, Seinfeld

“Toda mi vida he estado tratando de reírme… estoy obsesionado con ese movimiento. Cuando estás riendo, has dejado tu cuerpo, has dejado el planeta… es una experiencia increíble”, Seinfeld

El humor es el paradigma de suspensión de nuestra habitualidad. La risa suspende nuestros más cotidianos hábitos, acciones y pensamientos. Cuando reimos dejamos lo que sea que estemos haciendo, nos toma por sorpresa, provocando un quiebre en nuestras acciones diarias, para dejarnos en eso: Solo Reír. A continuación, una breve revisión sobre la risa y el humor.

Muchos son los beneficios del humor y la risa, tanto a nivel físico, emocional, como espiritual. Elvira Luján, reflexóloga, comenta que carcajearnos con frecuencia es una de las actividades más sanas que podemos realizar. “No es ningún secreto que la risa es un método muy natural de levantar el ánimo. Echarse unas risas mejora el estado físico del cuerpo, entre otras cosas acelera la respiración, limpia los pulmones y oxigena el cerebro, el diafragma se contrae repetidamente al soltar las carcajadas, masajeando sanamente las vísceras internas, relaja los músculos tensos, reduce el estrés, y también ayuda a quemar calorías puesto que al reír se movilizan unos 400 músculos del cuerpo”. Informa que investigadores de Indiana University School of Medicine y de La University of Maryland School of Medicine estiman que reír 100 veces es equivalente a hacer un ejercicio aeróbico de 10 minutos o 15 minutos de bicicleta”. Agrega, “se ha podido comprobar que cuando una persona simplemente hace ‘el gesto típico de la risa’ aunque no tenga ganas de reír, provoca las mismas modificaciones de las corrientes de su cerebro que la risa espontánea” (Luján, La Risa: Significado y Beneficios).

La reflexóloga, en su trabajo nos recuerda que el reconocimiento científico de la risa como terapia médica, más conocida como Risoterapia, consiguió un empujón definitivo a partir de la década de los 70 con el caso de Norman Cousins, ejecutivo de Nueva York, crítico y editor de Saturday Review. “A los cincuenta años le fue diagnosticada espondolitis anquilosante, una enfermedad basada en una especie de artritis espinal sumamente dolorosa, que lo dejó lisiado. Por si fuera poco, los doctores no conocían la cura para la enfermedad y ante este panorama nada alentador, Cousins cayó en un estado de depresión mayor. Mientras más se deprimía peor era su estado y el dolor se hacía cada vez más intenso. Los médicos le aconsejaron que probara a reírse un poco para sentirse mejor. Así, Cousins pidió varias películas cómicas, cortos de “El gordo y el flaco” y varias de los hermanos Marx. Apenas empezó a ver estas películas y a reírse a carcajadas comenzó a sentirse mejor. Descubrió que por diez minutos de risa a mandíbula batiente lograba eliminar el dolor por dos horas. Mientras más se reía mejor se sentía físicamente. Combinando sus terapias de risa con dosis de vitamina C y siguiendo las indicaciones de los médicos, logró curarse por completo de su enfermedad para luego escribir un libro titulado Anatomía de la risa” (Luján, La Risa: Significado y Beneficios).

A nivel químico, un ataque de risa desencadena una serie de reacciones actuando directamente en nuestras células, moléculas y átomos, provocando efectos cientos de veces más poderosos que la heroína y la morfina. Es nuestra droga natural, analgésico, calmante, relajante muscular, ansiolítico, y estimulante !! Es nuestro primer vínculo de comunicación social; aprendemos a reír antes que hablar. “Es una condición que desarrollamos desde nuestra infancia y que está presente en nuestras primeras semanas de vida: comenzamos a mover las comisuras de risa a la 6ta semana, a los cuatro meses nos reímos plenamente, antes de poder hablar” (David de Los Reyes, Del Humor y La Risa en La filosofía Griega). El humor y la risa nacen con nosotros para acompañarnos durante toda nuestra vida adulta. Los niños de hasta 6 años ríen una media de 300 a 400 veces al día, un adulto con poco sentido del humor tan sólo unas 15, mientras que uno considerado muy risueño lo hace unas cien veces.

Es difícil separar el humor de la risa y fácil confundir el estímulo que provoca la risa con el sentido del humor. En una revisión efectuada por Mary Payne Bennett de la Indiana State University College of Nursing y Cecile A. Lengacher de la University of South Florida College of Nursing, se define el Humor como un estímulo que ayuda a las personas a reír y sentirse felices. Mientras que la risa “es una respuesta fisiológica al humor que implica reacciones fisiológicas, así como cambios psicológicos positivos. El sentido del humor es un rasgo psicológico que varía cosiderablemente y permite a las personas responder a diferentes tipos de estímulos humorísticos”. En este artículo, también se diferencian aquellas respuestas, reacciones que experimentamos, ante estímulos graciosos y que van más allá de la risa propiamente dicha (Bennett y Lengacher, Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine). Más allá de los significados y definiciones, entorno a la risa y el humor, existe una definición intuitiva que cada uno de nosotros obtiene del humor, experimentándolo personalmente.

Sin perjuicio de lo anterior, pueden, La Risa y El Humor, tener consecuencias a nivel cognitivo, social, ético y político. Einstein decía que “es más difícil destruir un prejuicio que un átomo”, y la escuela cínica admite el humor como un arma para destruir creencias, prejuicios y convenciones. Diógenes de Sínope desarrolló un estilo semi-cómico “al darse cuenta que la mayoría sólo se interesa por las cosas importantes al ser tratadas  burlonamente”. Para la filosofía cínica el humor es “una especie de catarsis o contraveneno espiritual ante las convenciones de la sociedad. (…) Una terapéutica espiritual que pretende atenuar, evitar y superar las circunstancias traumatizantes de la vida mostrando su lado risible en todas”, (David de Los Reyes, Del Humor y La Risa en La filosofía Griega).

Pascal, afirma, “La verdadera elocuencia se ríe de la elocuencia, la verdadera moral se ríe de la moral… Reírse de la filosofía es verdaderamente filosofar”. Siguiendo la filosofía política de Rancière es válido decir que el humor nace de una esthesis primaria y compartida; a partir de una estética, en sentido amplio griego, crea mundos diversos, nuevos lenguajes y formas de ver el mundo, rompiendo el statu quo. El humor obtiene así una relación muy íntima con la intuición, donde su inspiración es la fuente de energía universal.

El humor y la risa son fenómenos profundos cuyos secretos aún pueden sorprendernos. El año 1962, una “epidemia” de risa se propagó en las regiones de la actual Tanzania. El 30 de enero de 1962 en Tanganica, como resultado de una broma, 3 niñas en un internado se largaron a reír. Al comienzo con arranques de risa, luego ataques, riendo descontroladamente. Rápidamente las demás alumnas comenzaron a contagiarse con la risa, de una por una, riendo por horas y días, hasta que el 18 de Marzo de ese mismo año, el colegio se vio forzado a cerrar dado que 95 de sus 159 alumnas habían sido afectadas. El cuerpo docente no se contagió con los ataques de risa, pero “informó que las estudiantes eran incapaces de concentrarse en sus clases”. Con el cierre del colegio de Kashasha, sus alumnas volvieron a su hogar, extendiendo la “epidemia”, contagiando principalmente los adolescentes de entre 12 y 18 años de otros colegios, que provocó los consiguientes cierres de varios internados de la región de Tanganica. Se dice que la oleada de risa se extendió por 18 meses y no hubo muertos, sufriendo los afectados ataques que duraban desde horas hasta 18 días. Se cuenta que hubo crisis tanto de risa como de llanto, cerraron 14 colegios afectando a más de 1000 personas en varios pueblos en los alrededores del Lago Victoria. Es muy parecido a la plaga de baile de 1518 en Estrasburgo. Aún no hay consenso para la explicación de este fenómeno.

Quizás el Yoga de La Risa tiene una explicación del fenómeno. El Yoga de la Risa es una disciplina relativamente nueva, concebida por el doctor Madan Kataria, basado en la idea de que se puede reír sin que haya un estímulo intelectual. Se trata de entrar en el círculo virtuoso de reírse de que uno se está  riendo. “Tienes que entrar en la mecánica física de la risa, en tu cuerpo, y luego tu mente se sincroniza. (…) No se trata de fingir la risa, en poco tiempo la risa verdadera surge. (…) Cuando ríes te vuelves más abierto, y el humor empieza a fluír automáticamente. (…) Yo mismo no me reía mucho antes de empezar el Yoga de la Risa. Ahora, puedo reírme de cualquier cosa. La risa puede hacer que desarrolles el sentido del humor”. Incluso, gente que se ríe mucho se maravilla con los resultados. John Cleese, humorista inglés integrante del grupo Monty Pyhton, es un fanático de esta disciplina. Según Madan Kataria, John Cleese cuenta haber sido “sorprendido de lo fácil que es reír cuando lo haces en grupo. (…) John Cleese estaba completamente impresionado. (…) Dijo que hacer reír a la gente es un trabajo muy difícil, que él se esfuerza muchísimo y difícilmente consigue los mismos resultados” (Selecciones, El Yoga de La Risa: La Mejor Medicina).

La risa nos cambia a un nivel energético, íntima y profundamente. Cuando cambia nuestra energía interna, cambia nuestro entorno y el mundo. La filosofía del Yoga de la Risa “es diseminar la risa, con la idea de elevar la vibración del planeta”, explica Nathan Mansbach, nombrado embajador del Movimiento Mundial de la Risa en México. Asímismo, Kataria cambia al mundo a través de la risa. “Cuando ríes, cambias. Y cuando cambias, el mundo a tu alrededor cambia. Si hay más gente feliz, esa felicidad estará a su alrededor. Y así se propaga la paz” (Selecciones, El Yoga de La Risa: La Mejor Medicina).

Osho también afirma la idea de la risa como una fuente de energía, que conecta interiormente con una energía universal. “La risa saca una porción de tus energías desde tu fuente interior hasta la superficie. La energía comienza a fluir, sigue a la risa como una sombra”, (Osho, de la Medicación a la Meditación). También es una fuente infinita de purificación: “La risa es hermosa, es una profunda limpieza, una profunda purificación. Piérdete en la risa” (Osho, Meditación de la Risa).

Reír es Meditar.“Cuando te ríes de verdad, durante esos pocos momentos estás en un profundo estado meditativo. El pensamiento se detiene. Es imposible reír y pensar a la vez. Son cosas diametralmente opuestas: o puedes reír o puedes pensar” (Osho, de la Medicación a la Meditación). En El Libro de la Sabiduría, continúa, entonces eres todo risa. La risa es tremendamente relajante, es una gran meditación. Si puedes reír totalmente, si puedes reír con totalidad, entrarás en un espacio de no-mente, de no-tiempo. (…) Cuando la risa sale de tu estómago, a carcajadas, la mente para. Todo tu cuerpo vibra, es una experiencia orgásmica. Una buena carcajada es tremendamente meditativa”, (Osho, The Book of Wisdom, #28)

Se puede encontrar un nivel espiritual en la risa:

“De hecho, la risa,
Es una de las mayores cualidades espirituales.
Tu ego desaparece con una carcajada.
Al igual que el ego desaparece cuando bailas con totalidad.
Cuando te ríes de verdad
Tú desapareces, solo la risa permanece
Tú no eres ni siquiera un observador
Estás totalmente sumergido en ella.
Y esto te permite vislumbrar la meditación”.

(Osho, Eighty Four Thousand Poems, #14)

“La risa te lleva a la realidad tal y como es. El mundo es un juego de Dios, una broma cósmica”, (Osho, Vida, Amor, Risa). En consecuencia, La Buena Risa, La Risa Franca y Sincera, La Carcajada Hilarante, Desternillante, Alcanza Una Dimensión Espiritual Máxima de Conexión Con El Universo, que Nos Fusiona con la Realidad Fundamental o Broma Cósmica.

Después de Leer SOBRE Humor. Piérdanse en la RISA !!! HUMOR Con TODO !!!

FUENTES ONLINE:

El Humor y La Risa Pueden Influenciar La Salud, Bennett y Lengacher

El Yoga de la Risa, La Mejor Medicina, Selecciones

Epidemia de la Risa de 1962

La Risa, Significado y Beneficio, Elvira Luján

http://senderoespiritual.com/la-risa-tiene-poderes-meditativos-y-poderes-medicinales-osho/

http://www.oshogulaab.com/OSHO/MEDITACIONES/PREGUNTAS/risa_meditacion.htm

http://www.oshogulaab.com/OSHO/VISION/espirituali.htm

Deja un comentario »

A %d blogueros les gusta esto: