breakurbano

Recreo en la ciudad

Nutrición (Yoga), 2da Parte

en junio 9, 2014

Siguiendo con la serie dedicada a la Nutrición, según la perspectiva del Yoga Hatha, en este capítulo se habla sobre el hambre y el apetito, dos sensaciones a menudo confundidas, complementando el significado de la Nutrición para el Yogi, visto en la primera parte. Esta pequeña lectura aclara y aprecia la importancia de la distinción entre hambre y apetito, resumiendo mucho aprendizaje. (Para volver a la primera parte de la serie Nutrición (Yoga), click aquí)

Hatha Yoga

Capitulo IX: Hambre y apetito (extracto Hatha Yoga).

“El hambre y el apetito son dos sensaciones enteramente distintas del cuerpo humano. El hambre es la normal demanda de alimento. El apetito es el anormal deseo de satisfacer el gusto (…). Sin embargo, la mayoría de las gentes emplean como sinónimas las palabras hambre y apetito. Veamos en qué consiste la diferencia.

“Muy difícil es explicar las respectivas sensaciones de hambre y apetito a las personas llegadas a la madurez de la vida, porque en su mayoría han pervertido la sensación del hambre en la de apetito, de suerte que desde hace muchos años no han experimentado la sensación de hambre y no saben en qué consiste. Y es muy arduo describir una sensación a quién no la haya experimentado.

“Mas para quien se ha emancipado de la exclavitud del apetito, las respectivas sensaciones del hambre y apetito son del todo diversas y fácilmente distinguibles una de otra, de modo que tiene exacto concepto de cada una de ambas, mientras que para el hombre común que se llama civilizado, el hambre es la causa del apetito y el apetito es el efecto del hambre, sin que comprenda el verdadero significado de ambas palabras.

“Pondermos algunos ejemplos familiares que sirvan de explicación.

“Consideremos la sed. Todos hemos experimentado la natural sensación de sed que exige un trago de agua fresca. Se nota la sensación en la boca y la garganta, y solo puede satisfacerse con el agua fría, único líquido provisto por la Naturalea para apagar la sed. Pues bien, la sed natural es una sensación análoga al hambre.

“Pero muy diferente de esta natural sensación es el ansia que el hombre experimenta por las bebidas aromáticas, por las sodas y gaseosas, y más diferente todavía de la anormal sed de vinos, licores, cervezas y otras bebidas alcohólicas.  ¿Se empieza a entender lo que queremos significar?

“Oímos decir a unos que están sedientos de soda y a otros que lo están de aguardiente. Sin embargo, si esos tales tuvieran sed, es decir, si su organismo exigiera líquidos, ansiarían beber agua pura, que les apagaría la sed. Pero el agua no satisface la sed que tienen de soda o de aguardiente. ¿Por qué? Porque no es sed natural, sino apetito anormal y perversión del gusto. El apetito se convirtió en hábito y afirma su dominio. No obstante, notaremos que cuando las víctimas de esta sed anormal experimentan la verdadera sed, desean agua pura, sin pensar en las demás bebidas. ¿No le ha sucedido esto alguna vez al lector?

“Conviene advertir que no tratamos de dar una conferencia contra el hábito de la bebida ni de pronunciar un sermón sobre la templanza, sino ejemplificar la diferencia entre la natural necesidad de la sed y el contraído hábito del apetito de comer y beber sin relación con el hambre y la sed naturales.

“Cuando el individuo contrae el hábito del tabaco en cualquiera de sus modalidades, o el de la bebida, el de mascar goma o el de algún estupefaciente, llega a ser el hábito más fuerte que la natural necesidad de comer o beber, y se han conocido casos de quienes murieron literalmente de hambre por haber malgastado todo su dinero en licores o estupefacientes; hubo quien vendió hasta las ropas de sus hijos, y rbó y aún asesinó por satisfacer el ansia de las drogas narcóticas. ¿Quién se atrevería a llamar hambre a este insano y ansioso apetito? Y sin embargo, continuamos creyendo que es hambretoda ansia de un manjar, cuando en realidad es tan apetito como el deseo de tabaco, licores o estupefacientes.

“Los animales domésticos experimentan el hambre natural hasta que las golosinas que les dan sus amos les pervierten la sensación. El niño tiene hambre natural hasta que le suscitan el apetito de los dulces, confites y manjares excitantes del paladar (…). Cuando las gentes salen de excursión campestre y hacen ejercicio al aire libre, la vida en contacto con la Naturaleza les renueva la verdadera sensación de hambre, y entonces comen como chiquillos, con verdadero placer desde mucho tiempo atrás no experimentado. Tienen hambre de veras y no comen por vicio, como cuando están en sus casas y no cesan de llenar el estómago.

“Recientemente leímos que algunos millonarios que habían naufragado durante una excursión en yate de recreo se vieron precisados  vivir con escasa alimentación durante diez días. Cuando los salvaron tenían retratada la salud en sus rostros sonrosados, con ojos brillantes y el precioso don del hambre natural. Algunos de la comitiva habían sufrido de dispepsia por varios años; pero los diez días de sobria alimentación los habíam curado completamente de la dispepsia y otros transtornos. No les faltó la suficiente nutrición y eliminaron los desechos que emponzonaban su organismo. Su curación definitiva dependía de si volverían o no a suplantar el hambre por el apetito.

“El hambre y la sed naturales se manifiestan por medio de los nervios de la boca y de la garganta. Cuando uno tiene hambre, el pensamiento o mención del manjar produce una peculiar sensación en la boca, garganta y gláandulas salivales. Los nervios de dichas partes del cuerpo manifiestan una peculiar sensación, fluye la saliva y toda aquella región del cuerpo denota deseo de funcionar. El estómago no presenta ningún síntoma ni se pone en evidencia en tales ocasiones. El individuo nota que sería muy agradable el sabor de un manjar sano, y no se experimenta en el estómago ninguna sensación de desmayo, debilidad, torcedura y vacuidad, características del hábito de apetito que insiste en persistir. ¿No suscita estos síntomas el vicioso hábito de la bebida? El ansia y la sensación de vacuidad son características de ambas modalidades de apetito anormal. La misma sensación experimenta el que se desvive por fumar un cigarro o mascar un tabaco.

“Hay quien se admira de que a uno le plazca una comida casera, y es porque substituyó el hambre natural por un artificioso apetito, y no se siente satisfecho hasta halagar este apetito que imposibilita el gusto por los tradicionales platos de comida doméstica.

“Si el hombre se acostumbrara al hambre natural por retorno a sus costumbres primitivas, encontraría sabrosos los manjares de su niñez, porque volvería a ser sencillo como un niño.

“Acaso el lector se extrañe de que todo esto tenga algo que ver con la Yoga Hatha; pero es por que el yogi ha vencido el apetito y sólo experimenta la sensación de hambre. Se complace en todo manjar saludable, aunque sea una corteza de pan, y de él se nutre. Come de un modo desconocido de la mayoría de las gentes, según describiremos más adelante, y muy lejos de ser un extenuado anacoreta, está bien nutrido y goza en los festines porque lo incita el hambre, que es la mejor salsa.”

El capítulo siguiente y final es sobre el método de nutrición yogi.

Fuente:

Hatha Yoga, filosofía del bienestar físico. Yogi Ramacharaka. Editorial Kier. Buenos Aires. 2005.

Anuncios

3 responses to “Nutrición (Yoga), 2da Parte

  1. […] Rimas de Laura Bustos (1898) Nutrición (Yoga), 2da Parte » jun […]

  2. […] Nutrición (Yoga), 2da Parte jul […]

  3. […] porqué comen y qué es la nutrición según la filosofía yoguística visto en la primera parte, la interrogante sobre cuándo comer revisada en el segundo capítulo de la serie y la cuestión sobre cómo comer que contesta la tercera sección. En este episodio final se […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: