breakurbano

Recreo en la ciudad

El Puma, El Lobo y El Árbol. (Fábula)

Había una vez, un lobo y un puma que vivían en un cerro empinado con muchos árboles, pero había un árbol, el cual daba un fruto especialmente exquisito, que al lobo y al puma les encantaba.

Cada verano, el árbol daba sus frutos y ellos los esperaban ansiosos. El árbol esperaba feliz la lluvia del invierno para poder, en verano, agasajarlos con sus apetitosos frutos.

Un invierno seco y frío, el árbol sintió que le faltaban las fuerzas y le pidió al puma y al lobo que lo ayudaran regándolo.

El lobo le decía al puma:

– Riégalo tuuuuu… (perezosamente).

Y el puma le respondía:

– Riégalo tuuuuu… (más perezosamente).

Y así pasó el invierno.

Al llegar el verano, el puma y el lobo fueron al árbol a darse su festín y se encontraron con el árbol seco y sin vida. Ellos se sintieron muy tristes y comprendieron que por su flojera y poca consideración, el árbol ya no les brindaría aquella grata y desinteresada satisfacción.

Lloraban y lloraban alrededor del árbol.

Un día vieron con asombro que del suelo florecía una pequeña y frágil ramita de una semilla, la cual se alimentaba con sus angustiosas lágrimas. Ellos comprendieron y cada día regaron con entusiasmo y alegría esta ramita, hasta verla convertirse en un gran árbol con ricos y jugosos frutos.

Moraleja:

Hay que ayudar al que te lo pide, más aún al que te ha brindado tantas alegrías sin pedir nada a cambio.

Autor: Maximiliano Gangas, 8 años.

2 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: