breakurbano

Recreo en nuestra casa

El Chagual, Jardín Botánico Vivo

“Queremos sensibilizar a las futuras generaciones sobre el conocimiento de nuestro patrimonio, de nuestros tesoros vegetales, y también para generar un espíritu más en armonía con la naturaleza. Este proyecto es para generar valores importantes para la sobrevivencia de nuestra especie y del medio ambiente”, Antonia Echenique.

El Jardín Botánico Chagual es un proyecto a largo plazo, que cambia el paradigma de protección, conservación, investigación, educación, entretención y concienciación sobre el Patrimonio Natural, Vegetal y Cultural de la Región y de todo el país. Modifica todo nuestro panorama vegetal, posicionándose como el proyecto más importante del país, al alcance de todos, en el centro de la capital; un verdadero museo-laboratorio vivo al aire libre ecológicamente sustentable, tanto en su diseño arquitectónico y paisajístico como en la gestión de sus recursos, es el primer proyecto chileno con éstas características dedicado a difundir el valor de la flora de nuestra zona de clima mediterráneo entre la población urbana.

EL CHAGUAL, es un proyecto a largo plazo de conservación y educación dedicado a las plantas nativas de clima mediterráneo chileno entre la IV y VIII regiones, pensado en 3 etapas sucesivas hasta el 2030, incluso podría dar frutos en 40 o 50 años más. El Jardín actualmente cuenta con 45ha donadas por el MINVU y conseguidas por Antonia Echenique, directora del proyecto, y María Victoria Legassa, coordinadora de colecciones y editora de la Revista Chagual. Tiene disponibles 20ha destinadas a plantaciones, de las cuales 5 han sido plantadas, gracias a los Planes de Mitigación de Impacto Ambiental. La empresa Gerdau Aza plantó en 2010 3,26ha y Clínica Las Condes en 2011, 2,11ha.

Se enfatiza la rigurosidad de sus procesos, donde cada especie aquí plantada proviene de una zona geográfica determinada por los botánicos y con las especificaciones científicas necesarias con el fin de preservar las especies. Se encuentra afiliado a la Botanic Gardens Conservation International (BGCI).

Incluirá también especies que crecen en otras zonas de clima mediterráneo del planeta, tales como la flora del sur oeste de Australia, la región del Cabo de Sudáfrica, California y de la cuenca del Mediterráneo. Contará con infraestructura necesaria, comprendiendo un centro cultural, un restaurante, un instituto de botánica, edificios de servicios y una sala de clases para los niños, contemplando en la construcción, fuentes y esculturas, siempre en línea con el paisaje, además de la incorporación de un circuito especial en tren, que rodea el jardín.

Es un proyecto educativo y de conservación ex situ complementario al SNASPE -Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, una de las formas implementadas en Chile para preservar sus hábitats, flora y fauna- en el que se da cuenta de la historia, usos, belleza, potencial y particularidades de esta riquísima y variada flora, poniéndola a disposición de la población en un solo lugar y en plena ciudad de Santiago, en la ladera suroriente del Parque Metropolitano, potenciando el parque urbano más grande de Chile y uno de los más grandes del mundo.

EL CHAGUAL es un Jardín Botánico único en Chile que nace para proteger y conservar la flora nativa de la zona de clima mediterráneo, con el sueño de concienciarnos sobre la fragilidad y del valor patrimonial natural y genético que encierran las plantas de esta zona.

En la página del proyecto, se explica que esta zona de clima mediterráneo se ubica entre los 30 y 40 grados de latitud, ocupa sólo un 5% de la superficie total de la tierra y es muy rica en biodiversidad, obedeciendo al elevado nivel de endemismos que las caracteriza. Este clima mediterráneo es muy benigno y agradable, para el hombre y para la vida en general. Todos los lugares en los que se presenta son territorios en los que se ha concentrado la población y las actividades productivas. Esto conlleva una fuerte presión por el uso del suelo y una creciente disminución de los bosques y la vegetación nativa. Porque está amenazada y porque muchas de sus especies no se encuentran en ningún otro lugar, la zona de clima mediterráneo de Chile forma parte de los 34 hotspots o lugares biológicamente más ricos y con mayores riesgos de conservación a nivel mundial. En el caso de Chile, esta zona tiene solo el 5% de su territorio protegido, donde el 30% de las 3.160 plantas son endémicas y el 52% crece únicamente dentro del país.

El Chagual se sustenta en una profunda filosofía ambiental, que entrega una nueva luz sobre el panorama vegetal y cultural de la región, del país y de toda la humanidad. Según Antonia Echenique, directora del Proyecto, su propósito es preservar nuestra identidad natural, vegetal, paisajística y cultural, no solo para los santiaguinos y chilenos, sino para Todo el Mundo. A través de la protección y conservación del patrimonio vegetal nos devuelve nuestra memoria natural, ambiental y holística, recordándonos que somos parte de una naturaleza, que nuestra relación con el entorno es inseparable del recíproco desarrollo , y que sin ella no podemos ser.

Con el desarrollo del Chagual, se pretende también el desarrollo de una cultura de la naturaleza que valorice el patrimonio natural del Chile central, exhibiendo sus especies y sus ecosistemas, promoviendo su estudio y difundiendo su importancia, incentivando su conservación y su cultivo con fines culturales, científicos, ornamentales y recreativos, y motivar conductas y actitudes más sustentables entre la población urbana en beneficio de la comunidad nacional y global.

Según su Filosofía, El Chagual es una puerta de entrada a nuestro entorno y a lo que somos, recuperando nuestra identidad, retornando al paisaje natural del Chile mediterráneo; nos devuelve la conciencia de nuestra forma de ser, y nuestra forma de relacionarnos con el entorno. Enseña que la naturaleza tiene su propio tiempo y todo sucede a su debido tiempo. Según Antonia, el Chagual posee una vida digna de observar: Tarda unos 10 a 15 años en crecer, floreciendo solo una vez en su vida, dejando a su alrededor millones de semillas y una fecunda comunidad de Chaguales. Gente de diversas partes del mundo, llegan solo a presenciar su bello florecimiento. El Chagual le da una Gran Bienvenida al Mundo, Le Damos una Gran Bienvenida al Chagual y Agradecemos por su Existencia. Toda La Luz y Abundancia en Tus Sueños.

“La palabra Chagual, nombre común por el que se conoce la planta que elegimos para caracterizar y denominar a este jardín botánico, proviene del quechua. Puya, nombre científico dado a las plantas pertenecientes a este género es, por su parte, el que el pueblo mapuche utilizaba para nombrarla. Porque sus denominaciones remiten a vocablos originarios. Porque pertenecen a una familia prácticamente americana. Porque están presentes desde la cordillera al mar y su figura aporta un elemento diferenciador a los paisajes de nuestra zona de clima mediterráneo, es que nos identificamos con el Chagual, adoptándolo como nombre y símbolo de este jardín botánico”,
Jardín Botánico Chagual.

MÁS INFORMACIÓN:

http://www.chagual.cl/

http://www.senderodechile.cl/

Grupo Puya’s on Flickr

VISITAS GUIADAS:

http://www.chagual.cl/

http://www.senderodechile.cl/
Fotografías:

Benito Rosende

Josefina Hepp

2 comentarios »

Universo Medicinal

“Puedes borrar los datos, de vuelta a cero, y desde cero surge esta fuerza fantasma de inspiración”,
Hew Len.

El Universo de La Medicina Es Infinitamente Diverso y Profundo. Parece Que El Ayurveda Tiene Razón y Todo En El Universo es Medicinal. Partiendo Por Nuestra Respiración, Nuestros Alimentos, Hasta La Luz; Pasando Por La Música, Los Sonidos, El Cine, Las Flores, Hierbas, La Chamánica Ayahuasca, Las Palabras, Ho’oponopono, La Intención, El Reiki, La Medicina de La Consciencia, et cetera, y La Madre de Todas La Sanaciones: LA MEDITACIÓN.

Se abren nuevos descubrimientos y senderos medicinales. La ciencia ya dice que el ADN puede ser modificado a través de nuestras Emociones, Las Palabras y La Intención. Se ha documentado Gente que Sana Riendo. Los chamanes y curanderos amazónicos ven a la Ayahuasca como una Madre y Una Medicina Todo Poderosa, capaz de librarnos de todos nuestros pesares. Ancestrales Culturas consideran la MEDITACIÓN como La Madre de Toda Medicina.

Los más diversos métodos han demostrado ser eficaces para curar tal o cual enfermedad. Puede decirse que No Existe Un Mejor Método, Sólo Existe El Más Adecuado Para Cada Uno. Se dice también que Nuestras Creencias Son El Fundamento que explica que una medicina específica nos funcione. Reiki, dice su ya centenaria tradición, canalizando la energía vital universal funciona sin necesidad que se crea en él. Muchas medicinas funcionan a nivel inconsciente, sin que nos demos cuenta que nos están sanando.

El Yoga, en sus variadas ramas, nos cura en un proceso de conexión con nuestra fuente interna. La música en 432Hz, nos sana equilibrando nuestras vibraciones. Masaru Emoto considera La Música como Una Medicina, Antes que Una Obra de Arte. Hew Len, psicólogo y chamán hawaiano, cuenta él, que cualquiera puede sanarse, solo tienes que responder a la pregunta ¿quién soy? El Ho’oponopono es un trabajo interno sobre nuestros recuerdos inconscientes, en su gran mayoria incognoscibles, los que uno limpia con palabras simples: LO SIENTO, PERDÓNAME, GRACIAS, TE AMO

El profundo significado de La Meditación es de hecho Medicación. Médico, en latín Medicus, proviene del verbo Mederi (cuidar, curar), cuya forma frecuentativa (formada por reiteración de su forma simple) es Meditari (meditar). Todas estas formas son derivadas de la raíz protoindoeuropea Med (medir, tomar medidas adecuadas) presente también en el griego medo, medomai (pensar, cuidar, meditar). De ahí, nuestras conocidas palabras medicina, remedio, remediar, etc. Quién medita, cura. Según Yogi Ramacharaka, en efecto, Para Ser Un Verdadero Sanador, Medita.

Actualmente la medicina científica alopática es una alternativa más dentro de todo un universo medicinal y se tiende a una integración de saberes y tradiciones médicas. En Nuestro Tiempo Tenemos La Ventaja y el Poder de Elegir Con Qué Queremos Sanarnos. Terapia es un camino. Un terapeuta, en su raíz etimológica profunda, es alguien que nos acompaña en un camino. Escucha Tu Corazón y Elige Asesorarte a Consciencia y Responsablemente Con El Método Que Consideres Más Apropiado Para Tí. El Que Más Te Guste. El Que Más Te Resuene!!!

Re-Cuerda -en el sentido antiguo de la palabra- Vuelve a Sentir Con Tu Propio Corazón: Cuando Un Sanador Ayuda a Sanar, Se Sana a Sí Mismo. Y Cuando Tú Sanas, Todos Sanamos. A este mundo hemos venido a aprender. Estamos aquí para aprender a sanar juntos !! Si uno sana, sana a los demás, a La Tierra y El Universo, Que Son Quienes Somos Todos.


FUENTES:

http://etimologias.dechile.net
Documental: Entrevista Hew Len.

1 Comentario »

A %d blogueros les gusta esto: